La respuesta a esta pregunta implica tratar de entender el verdadero poder de la mente humana y descubrir que efectivamente sí… todos somos inventores. Tenemos la capacidad de concebir mentalmente a cualquier nivel… sólo nos queda encontrar el medio para convertirlo en algo palpable.

Hay una gran cantidad de personas en el mundo que sí lo entienden, que perciben el potencial que puede traer una lluvia de propuestas, para ejercer cambios radicales en la historia que estamos escribiendo todos los días. El valor de las contribuciones de los innovadores que serán los creadores de cada aspecto de nuestra realidad futura.

Enfrentamos un cambio histórico

Tal vez no lo sepas pero estamos viviendo una etapa que se ha bautizado como la Cuarta Revolución Industrial, una convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas que van a modificar completamente nuestra forma de vivir, trabajar y relacionarnos.

Trascendiendo más allá de la robótica y la nanotecnología, encontramos ingeniería genética, neurotecnologías, vehículos autónomos, comercio sin cajeros… son avances que parecen estar a la vuelta de la esquina pero en realidad ya estamos en plena transición.

En China, al menos 26 universidades han establecido institutos de inteligencia artificial para capacitar a sus talentos internos. Además, el país planea crear una red conectada de centros tecnológicos para formar su versión de Silicon Valley, y están luchando por darle mayor apoyo a la educación para lograr más.

De igual manera el resto del planeta está pavimentando su propio camino hacia una nueva era tecnológica… y descubriendo los múltiples baches en el camino, tanto económicos como políticos, sociales y aquellos que se forman por de la falta de conocimiento de los tomadores de decisiones.

Para salvar estos obstáculos lo primero es el apoyo a la educación, actualmente se necesita invertir más en ella y trabajar de forma optimizada para mantenerse al ritmo de los cambios que hoy experimentamos, entendiendo que la disrupción, la complejidad y una comunicación distinta son la nueva constante de nuestra existencia empresarial, y lo seguirá siendo en la formación de las sociedades industriales en el futuro.

Hace 20 años, cuando se hablaba de las empresas del mañana se referían a lo que actualmente conocemos como el presente. Las mentes increíbles que cambiarán el futuro son los innovadores de hoy.

¿Estás dispuesto a probar que eres una de esas mentes que van a transformar los próximos 20 años? En iLab creemos que sí.

Pin It on Pinterest