La educación prácticamente ha permanecido sin modificaciones significativas en las últimas décadas, sin embargo, hoy esta es inadecuada a nuestras necesidades, debido a que la Cuarta Revolución Industrial –la irrupción de tecnología a todas las esferas de nuestra vida– ha impulsado cambios en los futuros perfiles de los profesionistas.

Este es el diagnóstico del Foro Económico Mundial y un estudio de este organismo arroja un dato significativo para entenderlo: 65% de los niños que hoy entran a la escuela primaria hoy van a tener trabajos que todavía no existen y en los que su educación va a fracasar para prepararlos, lo que va a agravar la brecha de talento que ya existe hoy.

Ante este panorama, la tecnología –al lado de la innovación educativa– puede brindar valor al sector educativo. De hecho, ya lo está haciendo. Inteligencia artificial, impresión 3D, realidad virtual, internet de las cosas, big data. Todas son tecnologías propias de esta Cuarta Revolución Industrial que ya están transformando la manera en la que los estudiantes de todos los niveles aprenden y se preparan para su futuro.

Te dejamos las cinco herramientas tecnológicas que ya están haciendo transformaciones en el mundo educativo y que ya delinean el futuro de la educación.

Inteligencia artificial
Esta tecnología puede ser de especial utilidad para lo países en desarrollo, ya que puede ayudar a cerrar la brecha social. Así, la Inteligencia Artificial ha empezado a producir nuevas soluciones de aprendizaje y enseñanza que todavía se encuentran bajo evaluación, según explica un estudio de la UNESCO. Un lugar que está sirviendo de “laboratorio” para probar esta tecnología en las aulas es China, en donde 95% de las escuelas están conectadas a internet. Ese país empezó a trabajar en 60 mil escuelas con un corrector automático de ensayos, con un nivel de precisión que alcanzaba la humana en 92% de los casos. Otro caso es el de Uruguay con el Plan Ceibal, en donde ya hay estudiantes de escuelas rurales que están aprendiendo inglés con inteligencia artificial, con lo que se ataca la deficiencia de profesores de inglés y los problemas de conectividad frente a los que se enfrentan las escuelas rurales.

Big data
Hacer el seguimiento de los alumnos, mejorar sus tutorías, obtener datos objetivos de sus evaluaciones, predecir los riesgos académicos o simplemente comprender el comportamiento de los grupos escolares, son algunos de los usos que la tecnología del big data le ofrece a la educación, según explica un texto de la revista de la UNAM al respecto.
El análisis de grandes cantidades de información le ayuda a las escuelas a poder analizar el funcionamiento del sistema y apoyar su mejora, ya que los sistemas educativos producen grandes cantidades de información sobre los estudiantes, tales como asistencia, logros, desempeños, antecedentes socioeconómicos, composición de la población de escuelas y las horas de clases, explica Marc Fuster, integrante del Centro de Investigación e Innovación Educativa de la OCDE en un texto al respecto. El uso de big data trae muchas ventajas tanto a alumnos como a profesores y padres, al permitir un análisis profundo que permite definir objetivos y estrategias de aprendizaje y tener la información necesaria para tomar mejores decisiones en cuanto a políticas públicas, por ejemplo.

Impresión 3D
Los early adopters –aquellos que primero acogen cierta tecnología- de esta técnica fueron los arquitectos e ingenieros, los cuales la han utilizado para realizar prototipos desde hace varios años. El uso de esta tecnología en el área educativa tiene varios beneficios, entre ellos, que facilita el aprendizaje, aumenta el compromiso de los estudiantes, fomenta la creatividad y aumenta el interés en materias relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés).

Hoy esta tecnología se está usando a todos los niveles, desde primaria hasta educación superior. ¿Para qué? Principalmente se les está enseñando a los estudiantes habilidades relacionadas con esta técnica y para qué funciona pero también está siendo utilizada para desarrollar habilidades creativas y para producir artefactos que puedan apoyar al proceso educativo. Todo esto lo explica el estudio “Where and how 3D printing is used in teaching and education”, elaborado por un par de profesores, uno de la Universidad de Cambridge y otro de la Simon Fraser University de Canadá.

Internet de las cosas
Las aplicaciones del internet de las cosas –la interconexión a través de la red de todos los dispositivos– abarcan prácticamente todas nuestras esferas de la vida, salud, agricultura, transporte, manufactura, y por supuesto, educación. Actualmente, ya hay muchas formas en las que el Internet de las cosas está transformando la educación. Códigos QR capaces de transferir libros de texto al celular, sensores que permitan registrar la asistencia de los estudiantes, pantallas interactivas que permitan hacer lecciones personalizadas para los estudiantes. Todo esto ya existe y de acuerdo con un informe de la OCDE, el internet de las cosas está apenas desarrollándose y tiene un gran potencial.

Realidad virtual
Hoy, recorrer episodios de la historia universal dentro del salón de clase es posible gracias a la realidad virtual. Hoy existen empresas que se encuentran desarrollando soluciones de realidad virtual para las aulas, tales como Nearpod, una startup que se especializa en la creación de experiencias de este tipo. Según esta empresa, la realidad virtual –si se usa correctamente- incrementa el compromiso de los estudiantes con su educación así como su empatía con el mundo que los rodea.

Pin It on Pinterest