Existen palabras que causan reacciones emocionales terribles, pues sólo tienen un significado negativo. Una de ellas es la palabra fracaso porque se refiere a una situación adversa, una situación que no sucedió como se esperaba. Sin embargo, en muchas ocasiones, que algo no resulte como se esperaba también puede significar un nuevo hallazgo, un nuevo camino, por eso decimos que el fracaso puede ser la base de la innovación.

 

El fracaso es un accidente feliz

El libro titulado Happy Accidents documenta varios casos donde gracias al error o a la situación adversa se llegó a descubrimientos o inventos que hoy son sumamente valorados, como por ejemplo: la penicilina, la vacuna contra la viruela, los marcapasos, la pastilla contra la disfunción eréctil, y muchos otros, casos que demuestran que la mitad de los avances en medicina tuvo un origen accidental.

Esto nos indica que los llamados “errores” nos permiten variaciones no calculadas, que pueden abrir caminos afortunados que de otra forma no hubiéramos abierto, y por tanto un mejor camino hacia la innovación. De esta manera, los investigadores, los inventores y los creativos deben permitirse andar el camino del error pues sólo de esa forma podrán llegar a nuevos éxitos.

 

¿Por qué le tenemos miedo al fracaso?

Como decíamos, la palabra fracaso tiene una carga meramente negativa, no se le concede el beneficio de por lo menos el aprendizaje que queda después de cometerlo y solucionarlo. Y esto es una construcción social, por lo mismo ninguno queremos estar ahí, en el fracaso, en la parte negativa, en el hallazgo cero, en el no éxito. Así es que preferimos mantenernos en el acierto para no errar, o de plano preferimos no intentar por miedo a no acertar.

Esto se ve reflejado en la mayoría de las empresas que buscan alcanzar los resultados y por lo tanto no apuestan a la innovación pues ésta siempre supone un margen de error que se traduce en costo. También es un común denominador que las universidades no siempre preparen emprendedores, sino mano de obra calificada. Tememos al error porque no reconocemos su lado positivo.

 

Maneja el fracaso

Thomas J. Watson, fundador de IBM decía: “Comete errores. Haz todo lo que puedas porque es ahí donde encontrarás el éxito: al otro lado del fracaso”. Quizá esto te suene temerario o casi absurdo, pero no se refiere a que trates con todo tu esfuerzo de fracasar directamente, quiere decir que intentes, que pruebes, que vuelvas a probar, porque sí, con certeza vas a fracasar, pero sólo así vas a adquirir conocimiento nuevo, vas a madurar, vas a ser más fuerte y paciente, sólo así vas a conseguir algún día innovar.

 

Conoce a todos los que al terminar su carrera decidieron dejar de tener miedo al fracaso y lograron innovar con sus inventos y fundar su startup. Descubre el programa con el que lo lograron, el cual tiene una metodología que creamos en conjunto con el Trust Center for Entrepreneurship del MIT (Massachusetts Institute of Technology). Te esperamos en el iLab, el hub de innovación donde se te permite fracasar para tener éxito.

Photo by Andrej Lišakov on Unsplash https://bit.ly/2WbLFlF

Pin It on Pinterest