#MujeresEnCiencia: Una brecha de género que aún no se cierra

Se necesitan más mujeres en la ciencia. Pero por desgracia, ellas aún encuentran un camino lleno de obstáculos que les dificultan desenvolverse en este campo. 

El diagnóstico de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a propósito del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia –que se celebra el 11 de febrero– es que persisten los prejuicios y estereotipos de género, los cuales los alejan de los sectores relacionados con el ámbito científico. 

Hoy menos de 30% de los investigadores en el mundo son mujeres.

La ciencia no es un área que ellas elijan mucho para estudiar. Solo alrededor de 30% de las estudiantes escogen estudios superiores dentro del campo de las ciencias, la tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), de acuerdo con la ONU.

En México la cifra es similar. De acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), las mujeres representan el 37% del Sistema Nacional de Investigadores.

La sociedad aún las juzga y las quiere hacer entrar en un ‘molde’ de género en el que la ciencia es un campo reservado para los hombres. Además de que les ofrece menos oportunidades para desarrollarse en este sentido.

A medida que crecen, la confianza disminuye

Y todo eso ellas lo resienten. Un estudio encontró que mientras que cuando son pequeños los niños y las niñas confían de igual manera en que van a tener éxito en una carrera STEM, en cuanto las niñas van creciendo y entran a la adolescencia, ellas van perdiendo la confianza y empiezan a dudar de sus habilidades.

Este análisis, realizado por la investigadora de mercado YPulse en conjunto con Claire Shipman & Katty Kay, autoras del libro “The confidence code for girls”, mostró como entre los ocho y los 14 años, el nivel de confianza de ellas en sí mismas decae 30%.

Tres de cuatro adolescentes están preocupadas de fallar y entre los 12 y los 13, el porcentaje de niñas que creen que no tienen el permiso de fallar aumenta 150%.

Las niñas y adolescentes tienen miedo de equivocarse y escogen no arriesgarse saliéndose del molde y descartan las carreras científicas de su camino de vida.

A pesar de esto, el número de investigadoras ha aumentado en las últimas décadas. Según el CONACYT, para 1984, el número de mujeres representaba 18.1%, hoy es de 37%.

¿Ellas le ‘fallan’ a la ciencia?

Algunos estudios realizados en décadas pasadas documentaron que ellas eran menos productivas en el ámbito científico. A esto se le denominó el “rompecabezas de la productividad científica” y es un tópico que se ha investigado desde entonces.

Para comprobar la validez de este supuesto, el Banco Interamericano de Desarrollo realizó un estudio en México el cual encontró resultados muy alentadores para ellas.

Las mujeres son incluso más productivas que los hombres a la hora de investigar. Una investigadora promedio en una universidad pública es alrededor de 8% más productiva que sus pares masculinos.

Y no solo publican más sino lo hacen mejor.

“Encontramos que las mujeres producen investigación científica de mayor calidad, a menudo publicando en revistas académicas de mayor prestigio y con mayor impacto a largo plazo”, sostiene un texto del BID que analiza los resultados del estudio.

En contraste, la ciencia en México les falla a las mujeres.

En los centros públicos de investigación que se analizaron, las mujeres son un 35% menos propensas a ser promovidas.

Las académicas de universidades públicas tienen 22% menos de posibilidades de ser ascendidas que los hombres.

En general, entre 2002 y 2013, casi 9 de cada 10 mujeres académicas de la muestra nunca fueron promovidas a rangos superiores.

Las conclusiones de este estudio son muy contundentes en cuanto a los beneficios de la igualdad. Si la brecha de género se cierra, la productividad aumenta. 

“Nuestros resultados sugieren que, si México eliminara la desigualdad de género en la promoción a altos grados académicos, el sistema académico nacional se vería beneficiado con un incremento en la productividad científica (número de artículos publicados en revistas especializadas con revisión por pares) de entre un 17% y un 20%”.

Para conseguir pareja, las mujeres se desinteresan en la ciencia

A la hora de salir con hombres estos fantasmas también prevalecen.

Ellas mismas se descartan del camino, particularmente si quieren salir con un hombre que ellas consideran inteligente. Un estudio de la Universidad de Búfalo encontró que entre más tenían el “objetivo romántico” de estar con un hombre listo, las mujeres se alejaban más de áreas relacionadas con la ciencia.

“Podría haber algo estratégico sobre la falta de interés o tal vez las mujeres están minimizando sus intereses en estos campos”, sostiene Lora Park, psicóloga de la universidad y autora principal del estudio. 

Y es probable que ni siquiera ellas se estén dando cuenta de que lo están haciendo. ”Por otro lado, podría ser un proceso del que ni siquiera son conscientes. Podría ser una reacción automática”, explica la investigadora.

La ONU y los especialistas al respecto coinciden en que hay que cambiar la narrativa predominante que se tiene al respecto de estos temas. Es necesario que ellas comiencen a decidir más a favor de estos temas. La ciencia las necesita.

Somos iLab, una edTech cuyo objetivo es cerrar la brecha de habilidades para que cualquiera pueda diseñar soluciones que conjuguen innovación y emprendimiento y que puedan contribuir a crear economía y mitigar la desigualdad. Conoce más de nuestros programas en nuestro sitio  https://ilab.net.

Pin It on Pinterest