A lo largo de la historia, los grandes inventores se distinguieron por estar adelantados a su época, pues sus aportaciones fueron tan grandes y avanzadas que no sólo transformaron la realidad que vivían en ese momento sino que después de cientos o miles de años estos siguen siendo la base de la modernidad. Es por eso que sus inventos son más que una lista de objetos, son un legado para la humanidad. Y tú, ¿ya sabes cuál será el tuyo?

 

Legados que transformaron el mundo

Conoce los legados de los 3 inventores que seleccionamos para inspirarte. Observa a detalle el impacto que tuvieron en la gente y el mundo.

 

El legado de Arquímedes

Arquímedes de Siracusa eclipsó a todos los pensadores de su época, pues fue un verdadero matemático que participó activamente en la astronomía, la geometría, la lógica y la física en el siglo III A.C. Muchos de sus inventos y descubrimientos de hace más de 2,000 años todavía están en uso hoy en día:

Tornillo de Arquímedes. Ingenioso dispositivo para ayudar a los agricultores pobres a irrigar sus cultivos. Éste consiste en un mecanismo de tornillo dentro de una carcasa cilíndrica hueca que cuando se gira el extremo inferior, éste saca agua.

Así, también se pueden mencionar otras aportaciones como el principio de Arquímedes, con el que se pudo desarrollar la hidrostática, también sus importantes principios matemáticos, pioneros del cálculo diferencial e integral, y la resolución de principios de la geometría que permitieron generar numerosos inventos y aparatos de ingeniería.

 

El legado de Leonardo da Vinci

Leonardo da Vinci fue una clara muestra de que encasillar el talento humano en una sola área, ya sea el arte o la ciencia, es un error, pues él dejó sorprendentes trabajos en ambos campos. Sus estudios científicos le permitieron representar el mundo de manera profundamente naturalista, mientras que el ojo artista abrió nuevas formas de mirar y pensar sobre ese mundo.

Todo su trabajo fue impresionantemente adelantado a su tiempo y sentó las bases para distintas tecnologías que fueron puestas en marcha siglos después y que siguen estando vigentes hasta nuestra época, tanto en campos como la anatomía, la aeronáutica y la robótica.

El vehículo autopropulsado. Da Vinci diseñó el que fue considerado el primer automóvil, el cual estaba pensado en madera y funcionaba gracias a un mecanismo que provocaba la interacción de muelles con unas ruedas dentadas.

El tornillo aéreo. Leonardo dejó plasmado en un boceto el mecanismo que hace funcionar a los helicópteros actuales. El científico basó su teoría en la idea de que, igual que hace un tornillo, si hay un objeto “atornillándose” en el interior de un cuerpo sólido, la lógica conduce a pensar que éste deberá elevarse hacia arriba automáticamente, teoría que llamó “tornillo aéreo”.

Estas dos aportaciones son consecuencia de su invento anterior el engranaje, basado en la creación de Arquímedes conocida como la rueda dentada.

 

El legado de Tim Berners Lee

Como sabemos, a este científico informático británico se le atribuye la invención de la World Wide Web (WWW), ya que habilitó un sistema para poder ver páginas web a través de Internet.

Para conocer con precisión la aportación de Tim al mundo debemos hacer una revisión flash a la historia de Internet. En los años 60, se crea en Estados Unidos una red exclusivamente militar llamada ARPANET para tener acceso a la información militar desde cualquier punto del país. Esta red pasa de 4 hasta 40 equipos de cómputo, y este crecimiento vuelve obsoleto su sistema de comunicación, entonces Vinton Gray Cerf y Robert Elliot Kahn, dos investigadores, crean el Protocolo TCP/IP, que se convirtió en el estándar de comunicaciones dentro de las redes informáticas.

Cualquier persona con interés académico o de investigación podía tener acceso a ARPANET. Posteriormente La NSF (National Science Foundation) crea su propia red informática llamada NSFNET e integra ARPANET, generando así las bases de lo que hoy conocemos como INTERNET.

Hacia el año 1990, la red ya contaba con alrededor de 100.000 servidores y entonces Tim Berners Lee que laboraba en el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN), retoma la idea de Ted Nelson de usar hipervínculos (proyecto llamado “Xanadú”), a lo que decide ponerle el nombre de World Wide Web (WWW) o telaraña mundial.

A partir de entonces, Internet comienza a crecer más rápido que otro medio de comunicación, convirtiéndose en lo que hoy todos conocemos, permitiendo que millones de personas suban, consulten, descarguen, produzcan y disfruten información y entretenimiento en distintos formatos.

Para planear el invento que aportarás a la sociedad, considera que éste debe contener una característica indispensable para que alcance el nivel de legado y esto es que impacte positivamente a millones de personas y que sea una solución que resuelva un problema de relevancia social y eso es algo que aprenderás en los programas de iLab, porque no sólo basta con tener buenas ideas.

Conoce aquí los programas de iLab y echa un vistazo a los inventos que se han creado en las startups generadas.

Photo by imgix on Unsplash https://bit.ly/2GB3bf8

Pin It on Pinterest