Imagina que llegas a desarrollar una solución tecnológica para un problema del mundo, la cual has aterrizado en un prototipo funcional que estás a punto de presentar a usuarios y clientes, pues bien, antes de que te apresures, tienes que conseguir la patente de tu creación y protegerla, por eso vamos a revisar el lado legal de los inventos.

 

¿Por qué es importante solicitar la patente?

La patente es un título legal que te hace propietario de tu invento, esto quiere decir que te reconoce a ti como la persona creadora, dueña y como única autorizada para explotarla, venderla, fabricarla, distribuirla, rentarla, etc., por cuenta propia o bajo autorización tuya. Esto significa que durante varios años, cualquier otra persona o empresa que quiera sacar provecho de tu invento tiene que pedirte permiso a ti.

Sobra decir que si no cuentas con este documento legal, cualquier persona o empresa que entienda tu idea, podría reproducirla y registrarla para sí mismo. Lamentablemente para la ley lo que cuenta es quién fue el primero en reclamar la propiedad legalmente y no quien la pensó o construyó primero.

 

¿Qué tipos de patente existen?

Existe la Patente de Invención y de Modelo de Utilidad. La primera, protege toda creación hecha por alguna persona que logre transformar la materia o la energía que existe, con el fin de ser útil para satisfacer necesidades humanas concretas.

La segunda, el modelo de utilidad, protege los objetos, utensilios, aparatos o herramientas que, como resultado de una modificación en su disposición, configuración, estructura o forma, presenten una función diferente respecto de las partes que lo integran o ventajas en cuanto a su utilidad.

La protección para este tipo de patentes se extiende durante 20 años.

En México también se protegen los Esquemas de Trazado de Circuitos Integrados; esto es un producto es su forma final o en una forma intermedia, que a grandes rasgos haga parte del funcionamiento de un sistema, pero con la condición de que éste cuente con Originalidad, es decir que sea el resultado del esfuerzo intelectual de su creador y que no sea común entre los creadores de esquemas de trazados o los fabricantes de circuitos integrados en el momento de su creación.

En este caso son 10 años improrrogables el tiempo de protección. En ambos casos debes pagar una anualidad para mantener vigente el derecho.

 

¿Dónde la debes solicitar?

Una patente es el derecho de exclusividad materializado en un documento que técnico que describe el avance tecnológico de la invención y que está avalado por un representante del Estado, en este caso por el IMPI, Instituto Mexicanos de Propiedad Intelectual, lugar donde se presenta la solicitud.

Se trata de trámites administrativos, de los cuales se desprende la concesión de la patente, el registro de marca, también la solicitud de búsquedas bibliográficas o técnicas de documentos de patentes, y también es ahí donde podrías solicitar la presentación de una demanda en contra de alguna otra persona que utilice tu invento sin tu autorización.

Con la expedición de este documento, proteges tu invención en todo el territorio nacional pero puedes buscar la protección al mismo tiempo en muchos países con una solicitud “internacional”, gracias al Tratado de Cooperación en Materia de Patentes, PCT.

 

Requisitos de patentabilidad

La ley de la Propiedad Intelectual, como todas las leyes, es muy clara sobre que todo está permitido siempre y cuando no vaya contra las leyes o contra la moral, y además es más o menos clara sobre las características que debe tener un objeto para considerarse invención.

Novedad: Significa que la invención no era conocida previamente en el ámbito mundial.

Nivel inventivo: Si para una persona especializada en la materia que se trate, el invento no resulta obvio o que se habría derivado de manera evidente del estado de la técnica.

Aplicación industrial: se refiere a que la propuesta de invención deber poder ser fabricada o utilizada por cualquier tipo de industria.

 

Ahora ya sabes por qué es de vital importancia que una vez que llegues a la realización de tu prototipo funcional, solicites tu registro de patente. Recuerda que en iLab, tenemos el programa ThinkCamp con la metodología desarrollada en conjunto con el Trust Center for Entrepreneurship del MIT (Massachusetts Institute of Technology), para que idees y materialices el invento que impactará al mundo, pero también contamos con la asesoría para que termines el programa y tengas todo listo para solicitar el registro. Te estamos esperando, aplica hoy mismo.

Photo by Patrick Hendry on Unsplash https://bit.ly/2FluoRq

Pin It on Pinterest