Muchas son las maneras en las que los profesores y el modelo educativo, tal y como los conocemos actualmente, logran influir en nuestro desarrollo profesional y personal. Sin embargo, pocos son los que se preocupan por que este desarrollo esté alineado a los nuevos retos a los que nos enfrentamos.

A lo largo de los años, la figura del profesor dentro del aula ha sido autoridad y referencia para los estudiantes quienes, a través de la observación, aprenden y replican comportamientos y habilidades. De ahí, la importancia y el impacto que puedan tener los mensajes que se les dirijan, incluso, desde una edad muy temprana.

Es esta misma figura quien en sus manos tiene la responsabilidad de preparar a los egresados del futuro ante las nuevas necesidades del mercado y de sus empleadores: emprendimiento, inteligencia social, razonamiento para la complejidad y resolución de problemas.

Pero, ¿cómo lograr desarrollar estas habilidades si no contamos con los aliados correctos dentro de las aulas?

Repensar la creación de nuevos modelos de enseñanza con un toque de innovación es tan solo una de las iniciativas que están teniendo auge en diferentes instituciones de todo el mundo.

Según Peter Senge, profesor de la escuela de negocios del MIT, la respuesta está en crear un modelo en el que el profesor y el alumno aprendan a la vez: el profesor tiene que enseñar lo que no sabe.

De acuerdo a su teoría, el sistema actual se centra en la autoridad del maestro ante un salón de clases en donde pareciera que el único que tiene las respuestas correctas es él. La realidad es que ante retos actuales como el cambio climático, nadie las tiene. Entonces, ¿por qué seguir una metodología en la que el alumno solo busca complacer al maestro sin oportunidad de proponer nuevas soluciones?

Si bien Senge afirma que el aprendizaje debe ser profesor-alumno, es indispensable que el docente viva y experimente estas habilidades para que su enseñanza sea de forma natural.

Algunas de las técnicas más usadas por profesores inspiradores son: fomentar la creatividad, comparar su realidad con el futuro que desean, alentar a los alumnos a trabajar juntos de forma activa y significativa, reconocer que la forma en la que los alumnos aprenden es tan importante como lo que aprenden, favorecer el autoestima y autonomía.

La enseñanza es una disciplina que conlleva una gran responsabilidad en el proceso de aprendizaje a lo largo de la vida a través del razonamiento.

Ahora, es momento de reconocer a todos los profesores que buscan generar un cambio dentro del aula, desencadenar la innovación a través del diseño y construir proyectos basados en nuevas metodologías.

¿Has tenido a un maestro que ayudó a transformar tu vida? ¡Nomínalo!

Tendrá la oportunidad de ser parte de nuestro programa Challengers a través del cual podrá accesar a las herramientas, experiencias, materiales y contenidos para seguir capacitándose y desarrollar las habilidades que le permitirán seguir definiendo el nuevo rumbo de la educación del futuro.

Solo debes llenar el siguiente formulario con sus datos y nuestro equipo se pondrá en contacto con él.



Pin It on Pinterest