Siempre he tenido mucha hambre de vencer mis miedos. La vida me ha enseñado a ser cada vez más resiliente. No le tengo miedo al fracaso y mucho menos al riesgo que pueden representar algunas oportunidades. La cuestión está en la determinación, pasión y disciplina para poder lograr tu objetivo. Desde que mi mejor amigo falleció, decidí que estaría en este mundo para amarlo, cuidarlo y vivirlo.

Mi nombre es Zuleth Acevedo Ceseña. Soy Ing. en Energía Renovable, tengo 24 años, mi lugar natal es La Paz, Baja California Sur. Antes de iLab me dedicaba a la divulgación cientifica, educación ambiental y venta de sistemas solares fotovoltaicos y térmicos.

Faltaban alrededor de 4 meses para que saliera de la universidad. Era una estudiante muy ansiosa y motivada, con el motor a mil revoluciones por segundo, con ese sentimiento de poderlo hacer todo, dispuesta a dar lo mejor de mí y entregar el corazón.

Fue entonces que decidí moverme. Buscaba cursos de programación, innovación y cómo levantar una empresa. Finalmente, me topé con Punto México Conectado, en donde descubrí que impartían el curso de Innovación y Emprendimiento. Recuerdo que iba cada sábado. No me perdí ni una hora de los módulos “Diseña, Crea e Implementa”.

Este curso fue el inicio de todo. Sabía que tenía mucho que aportar al mundo. Ya me había enfadado de ver noticias de grandes problemas en la actualidad y los que vienen en un futuro no tan lejan; ver a mi alrededor que nadie hacía nada, ver cómo todos sólo se quejaban.

En fin, supe que de ahí iban a surgir grandes oportunidades y estaba en lo correcto. El facilitador del curso en PMC, quien es iLabber, nos compartió la convocatoria para participar por una beca 100% que te permitiría participar en el Think Camp Xalapa gracias a un donativo de la Fundación MetLife.

Él nos contaba muchas historias y experiencias de iLab. Pensé que realmente no tendría tiempo ni de dormir o comer porque estaría verdaderamente ocupada en crear e implentar lo que sabía y lo que aún no sabía, pero que aprendería. Pero dije “ de aquí me agarro y no me suelto”.

Estaba decidida a hacer lo que sea para ganarme la beca y acepté el reto. Sí, fue un reto para mí porque la convocatoria me exigía hacer un video pitch en donde expusiera el por qué merecia tal beca. Además, me exigía irme de mi lugar de origen de donde no había salido jamás. Era una cadena de sacrificios y cambios que me hicieron salir completamente de mi zona de confort.

Recuerdo que fue larga la espera porque estaba compitiendo por la beca contra muchos otros emprendedores en México y realmente la deseaba tanto que me veía en Xalapa. No sabía cómo iba a conseguir el apoyo para irme hasta allá, pero lo lograría de alguna u otra forma.

Afortunadamente, resulté ganadora de la beca para ir al ThinkCamp 2018 y gracias a Fundación MetLife conocí iLab, un espacio en donde puedes hacer y deshacer; lo primero que necesitas es desaprender para poder llevar la marcha con una explosión de creatividad más efectiva. Esa fue de las etapas más complicadas. Sin embargo, fue así como aprendí a encontrar una problemática desde la raíz y cómo afrontarla de una mejor manera.

Mi asesoría favorita fue Diseño y Prototipado, en donde hicimos un cuaderno de sketches y prototipos para, posteriormente, validarlo con clientes que cumplieran con las características del segmente de mercado.

El proceso fue muy divertido. Trabajar de lunes a domingo, durante 4 meses, de los cuales 3 meses se dedicaron para crear ALIVEN, junto con mis socios co-fundadores Luis Enrique Landa Trujillo (Ing. En Mecatrónica), de Xalapa, Veracruz; y Carmen Rubí Urive Guerrero (Ing. Ambiental), de Celaya, Guanajuato, a quienes conocí durante el ThinkCamp.

ALIVEN surgió cuando visualizamos la tendencia del crecimiento poblacional según la ONU y OMS, quienes estiman que entre el año 2000 y el año 2050 la población mundial de habitantes del planeta de 60 años o más, se duplicará pasando del 11% al 22%, aunando la problemática de la incidencia y prevalencia de las úlceras por presión (UPP), que afecta tanto a las personas que las padecen, familia, entorno social e intituciones de salud.

Éstas se presentan en las personas que permanecen prolongados periodos de tiempo en cama, sin movilidad alguna, causando muerte del tejido por isquemia. Actualmente, la prevalencia en hospitales de segundo y tercer nivel en México va del 11% al 28%, lo que genera gastos de tratamiento a las familias de hasta $2,800.00 MXN mensuales promedio.

Aliven se enfoca en el bienestar y mejora de calidad de vida de los adultos mayores, arrancando con un sistema inteligente para la prevención de UPP, que monitorea la zona de riesgo. En caso de que exista una UPP en estado I o II, acelera el tratamiento, generando una base de datos y notificando al cuidador del estatus en que se encuentra el paciente o familiar.

Siendo egresada de iLab, sigo trabajando con ALIVEN, laboro en el Instituto Mexicano del Instituto del Seguro Social y soy Kybernauta, colaborando en proyectos para potencializar el cuidado de playas y fortalecer la educación ambiental.

Mi vida ha cambiado bastante después de un año que estuve en iLab. Mi visión es distinta, la forma en la que enfrento ciertos procesos cambió, al igual que mis prioridades. Hasta mis amigos me comentan de tal cambio. No puedo quedarme quieta, siempre busco una manera para mejorar las cosas y de hacerlas posibles. Con distintas herramientas de la metodología que me brindó el ThinkCamp he podido aclarar y resolver no sólo asuntos profesionales, sino personales y cotidianos.

Ahora, es tu oportunidad de adquirir una beca MetLife, una oportunidad para hacerte gatear, caminar, saltar y volar. Es una inversión para tu presente y futuro, una inversión que querrás volver a repetir.

Aplica aquí para una beca de Fundación MetLife.

Pin It on Pinterest