Anualmente, en el mundo se desperdicia un tercio de los alimentos producidos (alrededor de mil 300 millones de toneladas de comida). Cifra preocupante si se toma en cuenta que el número de personas alrededor del planeta en pobreza extrema y desnutrición asciende poco más de 800 millones.

Pero, ¿qué es el desperdicio de alimentos y cuáles son sus principales causas?

Este problema mundial hace referencia al mal uso de los alimentos que aún son consumibles y productivos para el ser humano.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), unas de las principales razones que dan origen a este problema es el mal empleo de la mano de obra, la energía, el agua, la tierra y otros recursos naturales que se usan para producirlos.

En los países en desarrollo el mayor desperdicio de comida se genera en la cadena de agricultura y transporte ya sea por falta de tecnología y conocimiento o por factores derivados del cambio climático; mientras que en las naciones desarrolladas se presenta en la última etapa del proceso que en gran parte va de la mano con el consumidor final.

Por ejemplo, durante los procesos de clasificación, aquellos que no cumplen con estándares de forma, tamaño y color son descartados. En tiendas de autoservicio, los que están cerca de su fecha de vencimiento o de consumo preferente también son desechados, así como los que simplemente no se usan o se dejan perder en los hogares.

Para la Comisión Europea, el 42% del desperdicio de comida es culpa del consumidor final. Algunas de las causas de éste en los hogares es la mala conservación de la comida, compra excesiva de alimentos en promoción y el no aprovechar las sobras.

En México, el desperdicio de alimentos cuesta 25,000 mdd al año, mientras que en Estados Unidos más del 30% de los productos desperdiciados tienen un coste mayor a 161,000 millones de dólares anuales.

El mejor aprovechamiento de los alimentos para reducir su desperdicio es indispensable para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 que tienen que ver con la producción y consumo responsables, teniendo como meta el uso eficiente de los recursos naturales, entre muchas otras.

Para 2050, se estima que la población mundial sea de 9,600 millones de personas, por lo que es necesario actuar con urgencia para lograr eficientar los procesos en esta cadena alimentaria y tener la capacidad para alimentar a esta cantidad de habitantes.

¿Qué harías tú?

Pin It on Pinterest