Estrategia de negocios para empresas

Frente a la crisis que ha traído la pandemia del coronavirus, necesitas construir un futuro sostenible para tu empresa a largo plazo.

Para lograr esta sostenibilidad a largo plazo de tu empresa, hacerte varias preguntas orientadas a la estrategia de negocios puede ayudarte a empezar a enfrentar esta crisis que ha traído la pandemia del coronavirus.

Ante la situación actual en la que las empresas han tenido que parar, sus líderes se enfrentan a un escenario lleno de incertidumbre. En este, a la vez de garantizar la seguridad física y mental propia y la de tus seres queridos, necesitan encontrar la manera de garantizar su patrimonio y no solo eso, sino también de hacer a sus empresas más productivas. 

Es un momento que permite a los líderes plantearse una serie de preguntas que les pueden llevar a sacar el mejor provecho de la crisis. Revisa la estrategia de negocios que tiene tu empresa, es decir, los caminos que tiene seleccionados para llegar a tus objetivos. 

Para ello, empieza cuestionándote cosas. Hay 4 preguntas cruciales sobre tu empresa que tienes que contestar en el contexto de la pandemia de coronavirus y que te ayudarán a seguir adelante.

 ¿Qué se necesita realmente dentro de la empresa? ¿qué se puede flexibilizar? ¿cómo puede la tecnología mejorar el funcionamiento de la compañía? ¿qué tan resistente es tu cadena de producción?

Contestar estas interrogantes va a ayudarte a poder anticiparte al futuro y a solventar el largo plazo.

¿Qué se necesita realmente y qué no tanto dentro de tu empresa?

Esta es una pregunta que esta crisis ha puesto sobre la mesa. Seguramente te has dado cuenta que hay cosas que se pueden aplazar y otras que no. Lo indispensable ha saltado a tu vista y lo que no es tanto también.

“Los líderes deberán reconsiderar qué costos son realmente fijos versus variables, ya que el cierre de grandes franjas de producción arroja luz sobre lo que finalmente se requiere o no es bueno tener”, explica Kevin Sneader, socio gerente global de McKinsey en un documento de la consultora global.

Los costos fijos es aquello que no puedes eludir, como la renta, los servicios como luz o agua, los impuestos. Mientras que los variables son aquellos que varían de acuerdo al volumen de producción, es decir, por ejemplo, el consumo de materias primas o el mantenimiento del equipo.

¿Qué de todo eso puedes reducir y seguir produciendo de manera eficiente?

Estas preguntas tienes que hacértelas si quieres hacer más con menos. Responder esta interrogante te ayudará a recortar al máximo. Puedes preguntarle a tus empleados qué es lo que piensan al respecto. Ellos podrían tener localizadas áreas de la empresa en las que es posible meterle la tijera para hacer más eficiente la producción.

¿Qué aspectos de tu empresa puedes flexibilizar?

Tuviste que mandar a tus empleados a casa y te podrá haber surgido la duda de si realmente necesitas una oficina tan grande, porque la realidad es que han podido trabajar muy bien estos días. Has tenido que enviar pedidos a domicilio en vez de atenderlos in situ y, de manera curiosa, a pesar de sus contratiempos el experimento ha salido bien, así que puedes estarte preguntando si sería una buena idea transformar de manera permanente la manera de entregarle tu producto a tus clientes.

Esta crisis ha traído la necesidad de contestar muchas preguntas y de transformar la manera de entregar valor a la gente.

“Las decisiones sobre hasta qué punto flexibilizar las operaciones sin pérdida de eficiencia también se basarán en la experiencia de cerrar gran parte de la producción mundial”, sostiene el especialista de McKinsey. Este es un buen momento para flexibilidad este tipo de aspectos en tu empresa. Contesta esta pregunta y seguramente encontrarás muchas oportunidades en esta crisis.

¿Cómo puede ayudarle la tecnología a tu empresa?

En estos momentos de incertidumbre, la tecnología puede ayudar a aumentar la eficiencia a todos los niveles. Ya sea produciendo más con menos recursos, permitiendo mejorar la colaboración entre tus trabajadores o automatizando procesos.

La tecnología es un gran aliado siempre, pero quizá estos momentos de crisis están evidenciando de una manera más clara en qué áreas de tu negocio la puedes implementar. Capacitación en línea para tus colaboradores, relación con tus clientes, teletrabajo y contacto con tus colaboradores, manejo de inventarios, marketing digital.

Por supuesto, la implementación de tecnología no siempre es un proceso sencillo. Quizá necesitarás contratar a alguien o capacitar a alguno de tus empleados para que lo lleve acabo, pero no pierdas de vista que esos desembolsos son una inversión a largo plazo.

Las posibilidades para una empresa son enormes en los momentos de crisis. Estos son un excelente momento para transformarse.

¿Qué tan resistente es tu cadena de producción?

Quizá recibías insumos de China para elaborar tus productos, pero esto o ya se te ha complicado o de plano ya no ha sido posible a causa de la pandemia del coronavirus.

La globalización ha permitido a lo largo de las últimas décadas configurar las cadenas productivas de las empresas de una manera global, pero los especialistas coinciden en que esta pandemia está replanteando los cimientos de la globalización tal y como la conocemos y en este sentido, aseguran que este es un momento en el que las empresas tendrán que repensar cómo reestructurar sus cadenas de producción de manera más regional.

¿Qué tal un proveedor mexicano o uno de América Latina? Hoy esta crisis nos está haciendo entender lo que realmente significa la distancia cuando no puedes cruzarla, señala la consultora. 

Hacerte estas preguntas orientadas a la estrategia de negocios va a ayudarte a dar un paso hacia la construcción de un plan a largo plazo que le permita a tu empresa sobrevivir a la incertidumbre.

Si quieres unirte a nuestra comunidad de emprendedores y recibir información relevante sobre este y otros temas, solo tienes que registrarte:


Pin It on Pinterest