¿Qué es lo que mantiene a las empresas familiares vivas a través del tiempo? La respuesta de varios estudios realizados a empresas familiares apuntan principalmente a una variable: la capacidad de innovación.

La innovación es un motor empresarial, no solo para las empresas familiares, sino para cualquier organización que quiera sobrevivir y crecer a través del tiempo.

No se trata siempre de concebir nuevos productos. La innovación tiene la capacidad de tocar todas las esferas de una empresa, desde sus procesos internos, liderazgo, hasta la introducción de la compañía en un nuevo mercado o la creación de productos nuevos relacionados con la actividad principal.

El caso especial de las empresas familiares

En estas organizaciones, la innovación se relaciona con otros factores que pueden sostener su crecimiento y éxito.

Un estudio de Credit Suisse titulado “Familias empresarias en América Latina: ¿Cómo aumentar el potencial transgeneracional?”, sostiene que las familias empresarias exitosas son aquellas que han logrado, por una parte generar modelos de negocio que combinan innovación y tradición y, por otra, que han llevado a cabo procesos de transición generacional que fomentan a la vez el emprendimiento y la cohesión familiar entre las nuevas generaciones que se incorporan.

“Al hacerlo, han sido imbatibles frente a sus competidores”, apunta el análisis.

No solo en América Latina la innovación es uno de los ingredientes del éxito para las empresas familiares, sino que esta variable es esencial en cualquier organización.

Un libro titulado “100 familias que cambiaron al mundo”, que es un estudio sobre 100 empresas familiares europeas y de Estados Unidos que han trascendido a través del tiempo como Faber Castell, Swarovski, Editorial Espasa, Peugeot Group, Michelin, LÓreal o Heineken, explica que la única manera en la que estas lograron la longevidad fue a través de una “pléyade” de estrategias de crecimiento, en las que la innovación (de distintos tipos, de producto, proceso, comercialización u organización), “fue una constante”.

“La innovación es el motor de supervivencia de toda empresa”, sostiene Josep Tàpies, titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE Business School de la Universidad de Navarra en un texto titulado “Sin innovación no hay futuro”.

Es decir, que la empresa que logra desarrollar un ADN innovador se acostumbra a buscar soluciones para dar respuesta a nuevas necesidades. Y de manera adicional, se acostumbra a crearlas, a detectar nuevas oportunidades de negocio y a darles respuesta.

Tres rasgos compartidos por estas empresas

Hay tres elementos que las empresas familiares realmente innovadoras suelen compartir, según un documento de Ernst & Young.

El primero es haber construido una cultura emprendedora y tenerla incorporada en el ADN de la organización.

El segundo, considerar a la innovación no solo como la capacidad de invención sino como la de responder al cambio del mercado y de buscar nuevas oportunidades.

El tercero es tener un compromiso con la Investigación y el Desarrollo a través de la inversión de tiempo y dinero.

Intraemprendimiento, capacidad de reacción ante el cambio e inversión en innovación son las claves que una empresa familiar tiene que seguir si quiere sobrevivir a través del tiempo. Esto les permitirá tener ventajas sobre sus competidores que las harán perdurar.

Swarovski es un ejemplo que Tàpies utiliza para demostrar la importancia de la innovación en empresas familiares. Su fundador, Daniel Swarovski, tuvo la idea de crear una empresa dedicada al cristal tallado para bisutería. Pero no solo eso, sino que también desarrolló una máquina única en su tipo capaz de tallar y pulir los cristales con mayor rapidez y precisión. En su época, creó una revolución en el sector.

Pero la innovación no acabó aquí, sino que un siglo después de haber sido creada, en 2004, la constante labor de investigación de la empresa permitió desarrollar una nueva técnica de tallado de cristales.

En un país como México en el que 99% de las empresas son familiares, la innovación en empresas familiares cobra especialmente importancia. Las empresas mexicanas tienen una alta mortandad. 70% de las empresas mexicanas no pasan de la primera generación, según un informe de KPMG.

De esta manera, la innovación podría tener la clave para su supervivencia.

Pin It on Pinterest