Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
May 30, 2022

Innovación en salud: Fundamental para cuidar a las personas frente al cambio climático 

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
May 30, 2022

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.

El año pasado, en una declaración conjunta sin precedentes, 200 revistas médicas a nivel mundial instaron a los líderes a reducir las emisiones de gases efecto invernadero para evitar “daños catastróficos para la salud que serán imposibles de revertir”. 

“La salud ya se está viendo perjudicada por el aumento de la temperatura global y la destrucción del mundo natural, una situación sobre la que los profesionales de la salud han estado llamando la atención durante décadas. 

“La ciencia es inequívoca; un aumento global de 1.5 °C por encima del promedio preindustrial y la continua pérdida de biodiversidad amenazan con un daño catastrófico para la salud que será imposible de revertir”

Mensaje conjunto y publicado en editoriales de revistas tan relevantes como The Lancet o el British Medical Journal.

 

Y es que la relación entre cambio climático y salud es muy estrecha, tanto por el daño que hará el calentamiento del planeta a los seres humanos como el que la industria de la salud le realiza al planeta. 

Así que para atajar el cambio climático en este eje de la salud, es muy importante tomar en cuenta tanto la necesidad de atender la salud humana ante los embates del clima, como que las mismas instituciones sanitarias se preocupen por disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero. 

 

Daños a la salud debido al cambio climático 

 

Los incendios, las sequías y los fenómenos naturales extremos son una de las consecuencias del cambio climático.

 

En cuanto a la salud humana, es una realidad: los daños a la salud serán muy importantes. 

Problemas respiratorios (como alergias); más infecciones, problemas neurológicos –ansiedad por migración o depresión y demencia, por ejemplo–; problemas gastrointestinales o en general, otros problemas de salud.  

Una mayor cantidad de incendios, olas de calor, el aumento en el nivel del mar, lluvias torrenciales y climas extremos, la contaminación del aire y la sequía son algunos de los efectos del cambio climático, los cuales, provocarán estos y otros efectos perjudiciales en la salud humana. 

“El cambio climático pone en peligro la vida en todos los continentes, exacerbando universalmente una serie de condiciones de salud y dañando los impulsores esenciales de nuestra salud y bienestar en general”, sostiene un estudio de la consultora Deloitte. 

 

Las instituciones sanitarias como parte del problema 

 

A nivel mundial, 4.4% de las emisiones las realiza el sector salud.

 

Es muy importante también que las instituciones que atienden la salud a nivel global se preocupen por disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero, debido a que en sí mismas, son una gran fuente contaminante. 

Para entender la dimensión del problema, basta conocer algunas cifras: Si la industria global del cuidado de la salud fuera un país, por ejemplo, sería el quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero del planeta, responsable de aproximadamente el 4.4% de las emisiones mundiales, según un estudio de la organización Global Health without Arm.

Para entender la dimensión de lo que el sistema de salud contamina, vale conocer el caso del Sistema de Salud (NHS) de Inglaterra. Este es responsable del 4% de las emisiones de ese país. 

En este sentido, el ejemplo del NHS es importante en cuanto a las acciones que está llevando a cabo para atender su naturaleza contaminante. Esta institución tiene el objetivo de convertirse en el primer sistema de salud mundial con cero emisiones de gases efecto invernadero.

“Las organizaciones de atención médica tienen un papel importante en la solución de la crisis climática: más allá de verse afectadas por los efectos del cambio climático, las organizaciones de atención médica también contribuyen significativamente al calentamiento global”, sostiene el análisis de la consultora.

 

Resiliencia climática, un elemento muy importante 

 

El cambio climático no solo tiene impactos directos en la salud humana sino que también amenaza la capacidad de los sistemas de salud para gestionar y proteger la salud de la población, de acuerdo con un diagnóstico de la Organización Mundial de la Salud. 

Por ello, es muy importante que los sistemas de salud se fortalezcan cada vez más, ante un panorama en el que los efectos del cambio climático van a diezmar la salud de la población. En este sentido, especialistas y organizaciones apuntan a la resiliencia climática como la clave. 

“La resiliencia climática es la capacidad de anticipar, prepararse y responder a eventos peligrosos, tendencias o perturbaciones relacionadas con el clima. Mejorar la resiliencia climática implica evaluar cómo el cambio climático creará nuevos riesgos relacionados con el clima, o alterará los actuales, y tomar medidas para enfrentarlos mejor”, Center for Climate and Energy Solutions.

 

Innovación en salud, una de las claves

 

La innovación en salud puede tomar muchas formas, entre estas, la tecnológica.

 

La innovación en salud puede tomar muchas formas, entre estas, la tecnología. Entre las acciones que contribuyen a la resiliencia ante el inevitable aumento de la temperatura en el planeta, se encuentra la innovación en salud. 

Esto debido a que todo cambio que conduzca a una mejora en la atención de salud ayudará a enfrentar de una mejor manera el difícil panorama que se viene en un futuro, en el que habrá más personas enfermas y menos recursos para acceder a ellos. 

 

“‘La innovación en salud mejora la eficiencia, la eficacia, la calidad, la sostenibilidad, la seguridad y/o la asequibilidad de la atención médica. Esta definición incluye políticas, prácticas, sistemas, productos y tecnologías, servicios y métodos de entrega de salud ‘nuevos o mejorados’ que resultan en una mejor atención médica”

Organización Mundial de la Salud

 

Si bien la innovación en salud puede consistir en una simple modificación de un formulario que mejore la atención de los pacientes, la tecnología es un elemento fundamental. 

Esto debido a que la adopción tecnológica permite un mejor diagnóstico y tratamiento de los pacientes. “De todos los sectores beneficiados por la adopción de tecnología, el cuidado de la salud es probablemente el más importante”, sostiene un texto al respecto del Institut of Entrepreneurship Development. 

 

Ejemplos de innovación en salud 

 

Crédito: Organización Mundial de la Salud.

 

Gracias a un programa piloto de la Organización Mundial de la Salud, fueron instalados concentradores de oxígeno que se alimentan de energía solar en un hospital en Galmudug, Somalia. 

Estos concentradores ya están salvando vidas en este lugar, sobre todo de niños, en el que los cortes de electricidad son frecuentes. 

Por otro lado, la NHS de Inglaterra lanzó la primera ambulancia ‘cero emisiones’, la cual es capaz de viajar a casi 500 kilómetros antes de necesitar ser recargada. 

Con esto, el NHS se convirtió en el primer servicio de salud en el mundo en integrar un vehículo alimentado de hidrógeno a su cuadrilla. Para 2032, esta institución planea haber cambiado toda su flota a una de cero emisiones de dióxido de carbono. 

 

Más ejemplos de innovación en salud 

 

En un mundo en el que el cambio climático será causante de padecimientos como estrés por migración, ansiedad o depresión, otro ejemplo de innovación en salud es Terapify, una healthtech mexicana que ofrece consultas con terapeutas y psicólogos a distancia, con lo que permite tener una cita online de manera asequible.

 “La razón más importante para la innovación en el cuidado de la salud es ayudar a las personas. Ya sea a través de nuevos tratamientos, nuevas tecnologías o nuevos procesos, las innovaciones en el cuidado de la salud brindarán a los médicos y organizaciones de atención médica las herramientas que necesitan para enfocarse más en las necesidades de sus pacientes y ayudar a las personas a mejorar sus vidas”, sostiene un estudio de IBM sobre innovación en salud. 

Las posibilidades de innovar en salud son infinitas, y en este sentido, es necesario que agentes de cambio acepten el reto de desarrollar soluciones capaces de mejorar la salud de las personas, a la vez que reducen la emisión de gases efecto invernadero en la atmósfera. La Tierra los necesita. 

 

Si te interesa ser un innovador que impacte a su entorno y mitigue los efectos del cambio climático, conoce el ThinkCamp, un programa innovador de cuatro meses y tiempo completo, que te llevará de cero a construir un prototipo tecnológico y una empresa viable que sea capaz de sobrevivir en el tiempo. Da clic aquí para más información.