A todos nos gusta escuchar historias. Estas están presentes en la historia de la humanidad desde hace siglos, y es que estas tienen un inmenso poder sobre nosotros. Pueden emocionarnos, inspirarnos, guiarnos a tomar acción.

Escuchamos historias en todos lados y a todas horas, y nuestro cerebro está vinculado con ello y reacciona en consecuencia.

Lani Peterson, una psicóloga y narradora de historias profesional, la cual es especialista en la historia como un medio importante de crecimiento, cuenta en un texto para el blog de Harvard Business Publishing que los científicos están descubriendo que químicos como el cortisol, la dopamina y la oxitocina son liberados por el cerebro cuando nos cuentan una historia. Lo cual, es muy importante a la hora de conectar con el otro.

“¿Por qué importa? Porque si estamos intentando que alguien recuerde nuestra historia, el cortisol puede ayudar a esto. Por su parte, la dopamina nos mantiene comprometidos. Cuando se trata de crear conexiones profundas con los demás, la oxitocina se asocia a la empatía, un elemento importante a la hora de mantener relaciones”, explica la especialista.

Así que contar historias a la hora de hablar de negocios no es para nada descabellado. De hecho, incluirlas en la manera en la que un negocio comunica –y convertirlo en el corazón de su estrategia de marketing y comunicación– es una de la claves que puede ayudar a las empresas a quedarse en el corazón de sus consumidores.

A esto se le llama business storytelling o narrativa para negocios. Es, según explica una guía sobre este tema de Hubspot, el proceso de usar hechos y narrativas para comunicar algo a tu audiencias: “Algunas historias son fácticas (relacionadas con los hechos) y otras son mejoradas o hechas para explicar mejor el mensaje central”.

“Apple, por ejemplo. Las computadoras y los teléfonos inteligentes son un tema bastante complicado para describir a su consumidor típico. Pero utilizando historias de la vida real, Apple ha podido describir exactamente cómo sus productos benefician a los usuarios … en lugar de confiar en la jerga técnica que muy pocos clientes entenderían”, explica este documento.

Se trata de inspirar, conectar y quedarse en la mente de los consumidores. Pero, ¿Por qué historias para comunicar? La guía de Hubspot lo explica bien: Porque las historias hacen sólidos conceptos abstractos y simplifican los mensajes complejos.

Las historias favorecen que los seres humanos podamos entender conceptos abstractos, es por eso que muchas enseñanzas se nos traducen en fábulas o mitos, con los que podemos entender y aprender ideas complejas de una mejor manera.

Además, las historias conectan con una parte esencial del ser humano, que es la de los sentimientos, la cual está ineludiblemente unida al proceso de compra. “Un análisis puede emocionar a la mente, pero difícilmente podrá ofrecer una ruta hacia el corazón”, explica al respecto el texto “The Leader’s Guide to Storytelling. Mastering the Art and Discipline of Business Narrative”.

Además, el business storytelling que no cuesta demasiado. “Cuando el storytelling logra comunicar el mensaje de manera efectiva, su costo incremental (es decir, el costo en el que se incurre por llevar a cabo cierta acción) es cero o muy cercano a cero, por lo que su Retorno de Inversión es masivo”, explica la guía titulada “The Leader’s Guide to Storytelling. Mastering the Art and Discipline of Business Narrative”.

¿Qué se puede contar a través del business storytelling?

Prácticamente cualquier cosa que tenga que ver con la empresa. Ya sea su origen, sus procesos, los obstáculos a los que se ha enfrentado, las soluciones que aporta, explica una guía de storytelling y branded content desarrollada por la Asociación de Empresas Consultoras en Relaciones Públicas y Comunicación.

Lo que nunca debe olvidarse a la hora de contar estas historias, es que estas deben tener implícitos los valores de la marca. De esta manera el business storytelling puede aplicarse en los contenidos del sitio web, en las presentaciones que se haga a proveedores e inversionistas, en los contenidos de redes sociales o incluso en la forma en la que se comunica con los propios empleados, por poner solo algunos ejemplos. Se trata de convertir al business storytelling en la herramienta de comunicación por excelencia de la cual echar mano.

¿Cómo hacer un buen business storytelling?

Para dar un mensaje efectivo, es necesario conocer la audiencia a la cual va a ir dirigido. Si son tus clientes, ¿sabes quiénes son? ¿qué es lo que les gusta? Ya que lo tienes claro, entonces sí es momento de empezar a definir el mensaje principal.

“¿Tu historia está vendiendo un producto o recaudando fondos? ¿Explicando un servicio o abogando por un problema? ¿Cuál es el punto de tu historia? Para ayudar a definir esto, intente resumir su historia en seis a diez palabras. Si no puede hacer eso, no tiene un mensaje central”, señala la guía de Hubspot. Además de esto, necesitas también tener claro qué es lo que estás buscando que suceda al contar esta historia. Que conozcan tu empresa, que conozcan sus valores, fomentar la colaboración o educar, por ejemplo. “No todas las historias son creadas de la misma manera… conocer esto te va a ayudar a tejer la historia y a que alcance el objetivo que tiene”, según este documento.

Pin It on Pinterest