¿Sabías que anualmente más de 5.6 millones de niños mueren antes de los 5 años en el mundo?

El Síndrome de Muerte Infantil Súbita (SMIS) es la muerte repentina e inexplicable de un bebé menor de un año de edad (también conocida como “muerte de cuna”).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2017 unos 2,5 millones de niños murieron en su primer mes de vida; aproximadamente 7000 recién nacidos cada día, 1 millón en el primer día de vida y cerca de 1 millón en los 6 días siguientes.

Algunos de los factores que influyen son el tiempo de nacido del bebé y su género. Ante este panorama, es más factible que un bebé sufra SMIS entre los 2 y los 4 meses de edad, y es más común en los niños que en las niñas. Aunado a esto, la mayor parte de las muertes ocurren en los meses de otoño, invierno y al principio de la primavera.

El riesgo de SMIS aumenta en circunstancias como:

– El bebé duerme boca abajo y no de espaldas

– El bebé duerme en una superficie blanda, con ropa de cama suelta y cubierto por demasiados cobertores

– El bebé comparte la cama con otros niños (incluidos gemelos y otros bebés lactantes), adultos o mascotas

– La madre fumó durante el embarazo (riesgo de morir aumenta tres veces)

– El bebé es fumador pasivo porque la madre, el padre u otros en la casa fuman (duplica el riesgo de que el bebé muera por SMIS)

– La madre tenía menos de 20 años durante su primer embarazo

– La madre no recibió cuidados prenatales o fueron tardíos

– El bebé fue prematuro o tuvo bajo peso al nacer

Para evitar el SMIS, es importante prestar atención posnatal para madres y bebés, prestando los cuidados pertinentes al recién nacido en función de las necesidades, en el hogar y en hospitales.

Y tú, ¿qué harías para reducir el riesgo de muerte de cuna en bebés?

Fuentes:
Stanford Children´s Health
OMS

Pin It on Pinterest