Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Feb 16, 2022

Qué es el metaverso y cómo potencia la innovación

qué es el metaverso

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Feb 16, 2022

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.

Las empresas cada vez más están volteando a ver al metaverso como un lugar para invertir sus millones. Nike y Microsoft recientemente han anunciado que se lanzarán a comprar parcelas virtuales dentro de alguna plataforma de realidad virtual.

PWC Hong Kong, una subsidiaria de Price Waterhouse Coopers se adelantó y ya lo hizo a fines de 2021, cuando pagó una gran suma (que no se reveló) por una parcela virtual en The Sandbox, una plataforma de realidad virtual basada en blockchain.

Pero, ¿qué es el metaverso? 

Es un universo que se almacena en la nube y que echa mano de la realidad virtual y la realidad aumentada para hacer un puente con la realidad y modificarla.

Un ejemplo de este fenómeno se ilustra en la película Ready Player One, en la que las personas encuentran el entretenimiento en un juego de simulación en línea ambientado en un mundo virtual propio, con su moneda propia y en donde las personas pueden interactuar a través de un avatar.

Este es un término que en los últimos tiempos ha estado en boca de todos. Por ello, es muy importante que las empresas sepan qué es el metaverso, porque es algo que tendrán que tener en cuenta para crecer en un futuro.

La realidad aumentada une al mundo virtual y al mundo físico, y debido a su potencial de éxito, ha planteado toda una economía a su alrededor.

De acuerdo con proyecciones de Bloomberg, la oportunidad de mercado para el metaverso podría alcanzar, para 2024, la cifra de 800 mil millones. 

La economía que se prevé abarque el metaverso toca todas las áreas de la vida humana. Desde el trabajo hasta el ocio, viviremos, jugaremos y nos relacionaremos en mundos de realidad aumentada.

 

Para las empresas conocer qué es el metaverso es una oportunidad de innovación

 

Según predicciones de la empresa de tecnología Wildbytes, en los próximos cinco años, 70% de las grandes empresas tendrá presencia en el metaverso. 

Y es que en el metaverso, los seres humanos viviremos una experiencia inversiva que se sentirá como si estuviéramos viviendo lo que está sucediendo detrás de los lentes de realidad aumentada, y en la que todo será posible a través de un avatar. Comprar, comprar bienes, asistir a conciertos, jugar o incluso viajar o trabajar, explica un texto al respecto de Nasdaq.

Jireh H.I. Seow, profesor asistente de la SP Jain School of Global Management, asegura que este fenómeno traerá cambios en todos los ámbitos y que cambiará no solo la manera en la que las personas trabajarán, vivirán y jugarán, sino la forma en la que las empresas funcionan.  

 

“El metaverso brinda a las personas una experiencia inmersiva en 3D no solo de las interacciones humanas, sino también de los productos y servicios. En el metaverso, las posibilidades son infinitas. De demostrar productos, cómo funcionan las herramientas o las máquinas; mostrarle a la gente cómo le quedaría la ropa y cómo se vería con ella y cómo experimentarían los museos y los sitios turísticos, por poner algunos ejemplos”, sostiene el especialista.

 

Por esta razón, el metaverso es una gran herramienta para potenciar la innovación en las empresas y para conectar con el consumidor.

 

¿De dónde proviene el término? 

 

Neal Stephenson, autor de la novela Snow Crash, publicada en 1992, acuñó el término “metaverso”.

En la novela, se refiere a la manera en la que un internet basado en la realidad virtual podría evolucionar. En ese momento era ciencia ficción, hoy es una realidad que ha tomado de la novela de Stephenson su nombre. En el libro, se parece a un juego de rol masivo, el cual está poblado por avatares, que a su vez son controlados por usuarios.

El metaverso de Stephenson –a pesar de que él asegura que no ha tenido nada que ver con Facebook y “Meta”, la siguiente versión de internet lanzada por Facebook, la cual ha tomado este nombre–, ha sido un concepto que, debido a sus similitudes, podría ser la base de la propuesta de Facebook: un lugar virtual en el que los seres humanos, representados por avatares, pueden interactuar de muchas maneras.