MIT Technology Review, la unidad editorial del Instituto Tecnológico de Massachusetts, reconoció una vez más a egresados del programa ThinkCamp por su alto nivel en avances tecnológicos.

Innovadores menores de 35 Latinoamérica buscar crear una comunidad de agentes de cambio a nivel mundial que estén creando las tecnologías más creativas y revolucionarias que servirán como motor de cambio para el bienestar y la economía.

En la edición 2019 de esta iniciativa, fue turno de los empresarios Carlos Monroy y Mariel Pérez ser parte de los 287 emprendedores que han sido galardonados a lo largo de los últimos años.

BiomiTech

Carlos, egresado de la tercera generación del programa ThinkCamp de iLab, creó la empresa Biomitech la cual, inspirada en la naturaleza, da solución a problemas ambientales.

La contaminación del aire y el efecto invernadero son un problema a nivel global. Tan solo en México se producen 443,000 millones de toneladas de CO2 de las cuales el 24.4% son producidas por el transporte de carga pesada y alrededor de 14 mil personas mueren al año debido a esta polución.

La idea comenzó como un sistema de biofiltración de gases que, a través de diversas tecnologías de captura y manejo de éstos, se instalaba al sistema de escape de los tractocamiones.

Originalmente, este sistema tenía el objetivo de monitorear, reducir y transformar las emisiones de automotores diesel en oxígeno a través de microalgas, por lo que el mercado estaba enfocado exclusivamente a plantas fabricantes, empresas de transporte y logística y aquellas que contaran con su propia flota de camiones.

Después de un proceso de investigación y validación, GreenBiotechnolgy, nombre original del producto, se transformó en biorreactores de algas de 4 metros de altura en forma de árbol que purifican el aire a través del proceso de fotosíntesis, cumpliendo la función de más de 300 árboles en zonas en donde es imposible plantarlos.

GreenBiotechnology ya es una realidad en ciudades como Puebla, Monterrey, Panamá y Medellín, al igual que otras propuestas de esta misma empresa que ya se han implementado en diferentes industrias contaminantes en todo el mundo, ayudando a mitigar los efectos del cambio climático.

Biomitech, legalmente constituida desde 2015, ha valido a sus fundadores diversos premios, entre los que destacan el segundo lugar en el concurso nacional “Reto todos con el mismo chip” el mismo año de su creación; primeros lugares en MIT Latin American Conference 2016; primer lugar del reto Heineken Green Challenge; y el más reciente, Reconocimiento a la Innovación (Innovation Award) en la Contamination Expo Series 2018, realizada en la ciudad de Birmingham, Inglaterra.

A su corta edad, Monroy ya cuenta con la patente internacional de su idea, la cual asegura fue generada gracias a su ingreso al programa ThinkCamp, en donde desarrolló el lado empresarial y ahora le permite vender sus productos en cualquier parte del mundo.

Innus Technologies

Por su parte, Mariel se ganó el reconocimiento de la editorial en la categoría Emprendedor por convertir la innovación tecnológica en un aliado para crear negocios disruptivos.

Durante su estancia en iLab y conciente de la falta de tecnologías para conocer las necesidades específicas de los cultivos, Mariel desarrolló ScanLife, un producto innovador que permite la identificación de fitopatógenos en suelos agrícolas a través de un escaneo continuo en la zona.

En México, 7 de cada 10 agricultores sufren las consecuencias por tal desconocimiento, como altos costos de insumos agrícolas y pérdidas de fertilidad del sueño. El programa ThinkCamp le permitió a Mariel detectar este grave problema que, a su vez, está ligado con la crisis alimentaria y la falta de alimento para la población mundial, la cual es estima será de aproximadamente 9,700 millones de personas para el 2050.

Después de un proceso de 4 meses en el programa, Pérez desarrolló un dispositivo en forma de estaca, ideal para introducirse en cualquier tipo de suelo y que ayuda a determinar la salud de éste mediante sensores que miden temperatura, humedad y salinidad, entre otros factores. Una vez recibida la información en tiempo real a través de una aplicación, el agricultor puede interpretar y tomar acciones para evitar la pérdida de su cultivo.

Además, dicha tecnología promete ser una oportunidad para reducir la contaminación de suelos y acuíferos por el uso excesivo de fertilizantes.

Desde su creación, Innus Technologies ha logrado conjuntar hardware, software y redes IoT para desarrollar productos sencillos, prácticos e intuitivos para su manejo e implementación.

Fue en 2015 cuando egresados de iLab comenzaron a ser reconocidos como Innovadores menores de 35 años por el MIT: Eva Hernández ganadora ese año con VConfident, tiras reactivas de bajo coste que detectan infecciones vaginales de forma no invasiva; Elizabeth Martínez en 2017 con una cubierta inteligente bajo el nombre de Insight Alert que detecta la sepsis de forma inmediata y aspira a identificar la bacteria responsable para acelerar el tratamiento; e Ishtar Rizzo galardonada en 2018 con el proyecto LIZA, un dispositivo para diagnosticar clamidia, discreto, personal y no invasivo, mejorando la salud sexual de la población.

Más de dos mil candidatos, cinco iLabbers triunfantes: la prueba de que cuando logras encontrar inspiración en lo inimaginable y conectar los puntos de lo impensable, puedes crear cosas aún más grandes.

Otro futuro es posible

Encontramos en la ficción la inspiración necesaria para compartir historias que nos hacen pensar que otro futuro es posible

Estamos seguros que juntos podemos hacer nuevos destinos, nuevos futuros.

Pin It on Pinterest