¿Sabías que en México se desperdician 20 millones de toneladas de alimentos cada año y representan pérdidas por alrededor de 400 mil millones de pesos?

El grave problema del desperdicio de alimentos forma parte de los grandes retos globales a los que nos estamos enfrentando: aproximadamente un tercio de todos los alimentos producidos para el consumo humano se desperdicia cada año, lo cual genera 990 mil millones de dólares en pérdidas financieras y también afecta en cuestiones medioambientales. 

¿Cómo crees tú que se podrías darle una solución para mejorar esas cifras en los hogares y supermercados? 

Nos dimos a la tarea de buscar tecnologías que dieran solución a esta problemática. Aquí te presentamos una selección de 7 innovaciones que prometen ayudar a mejorar la calidad y vida de los alimentos.

Algunas cifras  mundiales proporcionadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura,  nos indican que el 30% de los cereales y el 20% de las carnes se desperdician, principalmente durante la etapa de consumo. El 20% de los productos lácteos se tiran a la basura, en la mayoría de los países son las fases de postcosecha y distribución donde se ven mayores pérdidas. El 35% de pescados y mariscos se desperdician, lo grave es que la mayoría se desecha en la etapa de distribución. El 45% de frutas y vegetales no se consumen,  ya que la fase de procesamiento representa los mayores desechos en más de la mitad en todas las naciones.

1. Almacenamiento inteligente. OvieSmartware, es un sistema de “etiquetas inteligentes” adheribles a contenedores de alimentos; basta presionar el botón en la etiqueta y ya conectaste Ovie con tu asistente virtual, luego debes decirle qué tipo de comida es, así comienza una cuenta atrás; cuando la mitad de la vida útil de los alimentos ha pasado, la etiqueta cambia de color y te envía una notificación al teléfono: es hora de comerlos (además te da algunas sugerencias para utilizar los ingredientes ya disponibles en el refrigerador). 

2. Para alimentos casi caducados. Las tiendas de comestibles tiran toneladas de alimentos caducados cada semana, a fin de solucionarlo un equipo de emprendedores desarrolló la aplicación FlashFood, capaz de conectar a los usuarios con ofertas de alimentos cuyas fechas de caducidad se acercan. El sistema funciona a través de asociaciones con supermercados locales; ahora solo funciona con un número limitado de tiendas, 9 en total, distribuidas en Ontario y Quebec (Canadá), así como Wisconsin (Estados Unidos).

3. Absorción de etileno. El gas etileno es producido por algunas frutas  más que nada por las manzanas y plátanos, por ejemplo. Cuando comienzan a madurar demasiado etileno puede causar putrefacción prematura en los productos y por ende, desperdicio de alimentos. Bluapple, es una manzana de plástico azul que se puede meter en el cajón de las frutas, donde aspira el exceso de etileno, lo oxida con permanganato de sodio y ofrece frutas y verduras que duran hasta tres veces más. Keep Fresh es otra alternativa muy similar, aunque más parecida a las tecnologías usadas desde hace muchos años a nivel industrial. 

4. Segunda piel para frutas y verduras. Apeel Sciences, es una compañía estadounidense dedicada a combatir el desperdicio de alimentos. Creó una “segunda piel” para frutas y verduras llamada Edipeel, una película basada en la propia cutina de la planta, la sustancia cerosa protege frutas y verduras de los elementos al mantener el agua adentro y el oxígeno fuera. Se aplica después de la cosecha y ayuda a mantener la producción fresca hasta llegar al consumidor, esta tecnología puede aumentar la vida útil de los productos hasta tres veces. 

5. Imágenes hiperespectrales. Se trata de una tecnología que divide el espectro electromagnético en cientos de bandas y de esta manera busca datos imperceptibles al ojo humano; las cámaras hiperespectrales pueden ver cuándo el producto está madurando, cuánto más madura es la fruta, más oscura es la imagen. Se trabaja a fin de llevar esta tecnología directamente a los consumidores, con dispositivos rentables incorporables a las cámaras de teléfonos inteligentes. Pronto podrías tomar una foto rápida con tu teléfono celular para saber exactamente cuándo comerte ese aguacate.

6. Nanoetiquetas de grafeno. Investigadores de la Universidad Rice, han desarrollado una forma de grabar patrones de grafeno  en los alimentos, convirtiendo así una capa delgada de la comida en grafeno. Este proceso podría usarse para crear etiquetas de identificación de radiofrecuencia comestibles, las cuales ofrecerían todo tipo de información útil a fin de evitar desperdicio de alimentos y facilitar la trazabilidad de los productos: de dónde provienen los alimentos, qué edad tienen, quién los produjo e incluso advertir sobre contaminación. 

7. Appsde precios dinámicos. La aplicación Gebni, disponible en Nueva York, ofrece “precios inteligentes” los precios más bajos a aquellos platos menos vendidos o menos populares en un día en particular, especialmente cerca de la hora del cierre de los restaurantes, es decir, si no se mueve rápido, estás de suerte y obtienes un descuento, mientras el restaurante no se ve en la necesidad de desperdiciar esa comida. Por otro lado, la empresa israelí Wasteless trabaja en un dinámico juego de precios de los alimentos con un algoritmo para hacer que los alimentos sean más baratos a medida que se acerca su fecha de caducidad. 

Estas 7 tecnologías pueden ayudar a disminuir el desperdicio de alimentos en todo el mundo y sobre todo podría ser  de gran ayuda en México, donde se desperdician 20 millones de toneladas de alimentos cada año, esto es: pérdidas por alrededor de 400 mil millones de pesos. 
Durante el ThinkCamp es posible generar este tipo de innovación tecnológica, dándole una solución a cualquier problemática en beneficio de la población mundial y a la transición económica. 

¿Quieres saber más acerca de nuestro programa? Envíanos tus datos en el siguiente link: https://ilab.net/contacto/

Pin It on Pinterest