Uno de los motores principales de crecimiento de una startup es el capital.

Al principio lo más común es que este provenga de amigos y familiares. Sin embargo, cuando la empresa crece, las fuentes de financiamiento también se diversifican. Entre estas, el capital privado.

¿Qué tanto puede beneficiar el capital privado a las empresas mexicanas?

La respuesta es mucho. El beneficio que una empresa puede recibir del capital privado impacta en muchas áreas de la empresa, pero un buen termómetro son sus ventas.

En este aspecto, estas pueden subir hasta casi un 60%.

Eso es lo que encontró el estudio de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) denominado “Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas: 9 casos de éxito”, el cual analizó el impacto de este tipo de inversión en nueve empresas, cada una en diferentes momentos de desarrollo.

Pero las ventas es solo un aspecto en el que el capital privado beneficia.

El capital privado se entiende como un esquema de inversión integrado por un grupo de socios inversionistas que adquieren participación en compañías privadas. Es decir, en organizaciones que no cotizan en la Bolsa de Valores.

“Los fondos de capital privado permiten en las organizaciones la creación de empleo, la profesionalización e institucionalización, un mayor acceso a nuevos inversionistas y otras fuentes de financiamiento, además de darles una mejor reputación en el mercado a las empresas invertidas”, explica el estudio de la Amexcap.

La institucionalización es, quizá, el beneficio cualitativo más común después de una inversión por un fondo privado, sostiene el estudio. Por institucionalización se entiende, entre otros, el establecimiento de una junta de gobierno y la implementación de programas de transparencia y de auditorías. Esto es importante porque entre más institucionalizada esté una organización, mayor posibilidad de conseguir un préstamo o de conseguir más inversionistas en un futuro cercano.

En general, una mayor institucionalización les reportó a las empresas una mejor reputación en el mercado. Aunado a esto, estas pudieron tener acceso a una red de contactos que sus inversionistas les proporcionaron.

Así impacta el capital privado en las empresas mexicanas

Este fenómeno puede considerarse reciente en nuestro país, pero está en constante crecimiento. Según cifras de la Amexcap, de 2003 a la fecha (mayo de 2019), los fondos de inversión en México habían levantado 57 mil millones de dólares. De estos, e han invertido 27 mil millones, según detallaba Liliana Reyes, la directora de la asociación para una entrevista de Expansión.

La industria ha crecido 15% anual y se espera que así se mantenga.

“Esta es una industria que ha ido madurando y creciendo, pero los retos siempre están presentes”, señalaba Reyes.

El impacto de los fondos es importante. Tanto para las empresas en México al proporcionarles numerosos beneficios este tipo de inversión, como para el país. Desde que se puede contabilizar –en 2003, año de creación de la Amexcap–, la industria del capital privado ha generado 1.3 millones de empleos.

Emprender conlleva la necesidad de buscar recursos. Al principio son los cercanos los que los suelen proveer, pero conforme pasa el tiempo, las empresas suelen necesitar un empujón adicional. Esto, siempre y cuando, se analice con detenimiento las condiciones bajo las que se aceptará este capital privado.

Pin It on Pinterest