¿Es posible emprender en una crisis económica?: Cuatro claves para lograrlo

Airbnb, Burger King, Uber, General Motors, Motorola, Southwest Airlines, Revlon, Hewlett-Packard, MTV, Disney o AT&T. Todas estas empresas han sido creadas en recesiones económicas y han sobrevivido a otras más.

 

No es que sea fácil, pero la realidad demuestra que es posible emprender en una crisis económica. Incluso hacerlo es algo de alguna manera habitual frente a la pérdida de empleos que ocasionan las crisis económicas.

De acuerdo con el estudio “Entrepreneurship, Economic Conditions and the Great Recession”, el cual analizó la destrucción y la creación de empresas durante la crisis de 2009, mientras el desempleo aumentó 100%, la apertura de empresas lo hizo 16%.

 

“Aunque una gran cantidad de pequeñas empresas lucharon y fracasaron en la Gran recesión, muchos negocios nuevos que finalmente tendrían mucho éxito fueron creados”, sostiene Robert Fairlie, autor del estudio e investigador del Departamento de Economía de la Universidad de California.

 

Otro análisis, también sobre ese periodo económico pero este de la Kauffman Foundation, sostiene que es “sorprendente” pero de las 448 compañías que formaban parte de la lista de Fortune, 57% fueron fundadas durante una recesión o al menos durante una temporada en la que el mercado estaba a la baja.

Es importante decir que no es un camino sencillo, porque en los momentos de crisis, el capital disponible disminuye, así que si de por sí en México el acceder a financiamiento es todo un reto, en estos momentos en los que la economía no está creciendo la labor seguramente resultará mucho más difícil.

Sin embargo, las crisis, en efecto, son momentos también de oportunidades. Hay más tiempo para pensar y la idea que andaba rondando tu cabeza quizá ha encontrado una mayor acogida y estás ahora dispuesto a llevarla a cabo.

¿Cómo emprender en una crisis económica? Para responder a esta pregunta, te dejamos algunos consejos para que si estás en este camino, lo recorras de la mejor manera.

 

Identifica las verdaderas oportunidades

La crisis trae el cierre de empresas y también genera nuevas necesidades de negocio. Por ejemplo, actualmente, prácticamente todas las capacitaciones se hacen en línea, algo que se veía venir pero que realmente no se había llevado a la totalidad a la práctica.

Así como muchas puertas se cierran, otras muchas también se abren en las crisis. Quien sea capaz de identificar estas oportunidades y llevarlas a la práctica de manera innovadora será aquel que pueda poner una empresa que perdure en el tiempo.

 

“Con las empresas reduciéndose y con la escasez de capital para lanzar nuevas empresas, hay enormes posibilidades para que un emprendedor identifique las oportunidades, sea creativo al reunir recursos y los persiga con el conocimiento de que el potencial de ventaja competitiva será mayor que en un período de auge”, explica Bhaskar Chacravorti, profesor titular de la Harvard Business School y un especialista en emprendimiento y crisis.

 

El especialista explica que hay “necesidades de recesión”. Por ejemplo, la falta de compra de autos traerá una mayor demanda en los talleres de autos, porque la gente no se comprará coches pero sí buscará arreglar los que ya tiene. Otra “necesidad de recesión” podría ser el tiempo libre excesivo que se tiene actualmente por la cuarentena.

La gente está aburrida y quiere hacer algo para distraerse, ¿qué podría ser? La respuesta podría ser luna idea de negocio exitosa.

 

El verdadero significado de “valor”

 

En las crisis la importancia de entregar valor a los consumidores se incrementa, porque  hay menos dinero disponible y estos son más selectivos con la manera en la que gastarán el poco dinero que tienen.

Así que aquellos emprendedores que sean capaces de encontrar una manera de encontrar valor qué entregar a sus posibles clientes y que sean capaces de transmitirlo con lo que sus clientes consideren sus productos o servicios valiosos, serán aquellos que podrán emprender, tener un negocio y trascender.

De hecho, incluso para las empresas que ya se encuentran establecidas, la recomendación es preguntarse qué valor ofrecen a sus clientes y qué es lo que ellos están realmente buscando. Si se hace bien este cruce, será más fácil generar un producto o servicio que los consumidores valoren.

 

“(Para emprender), piense en el modelo de negocio”, sostiene Chacravorti.

 

El modelo de negocio es la manera en la que la empresa va a entregar valor a sus clientes, es decir, la forma en la que hará dinero. Una vez que la propuesta de valor queda clara, es mucho más sencillo insertarla en un modelo que sea eficiente.

 

Maximizar los recursos disponibles

 

En una crisis económica, los recursos de los que se disponen son menores, así que otro de los consejos es maximizar los recursos.

Pero maximizar los recursos tiene un riesgo, que en el afán de reducir costos se pueda perjudicar la capacidad de ser competitivo, sostiene el investigador.

Idear desde el inicio la forma más eficiente de utilizar lo que se tiene se hace más importante en las crisis. Los competidores están haciendo lo mismo: ofreciendo ofertas y mejorando la propuesta de valor de sus productos o servicios. 

 

Hacer alianzas al emprender en una crisis económica

 

Hoy más que nunca es importante que los emprendedores no busquen dar pasos en solitario.

Las redes que hoy sean capaces de construir serán muy útiles. Es necesario explorar la posibilidad de compartir recursos con otras empresas o incluso hacer alianzas con competidores.

Quizá sea posible realizar intercambio de servicios con otras pymes o compartir empleados para que entre los empleados puedan recibir mejores salarios. 

Si quieres unirte a nuestra comunidad de emprendedores y recibir información relevante sobre este y otros temas, solo tienes que registrarte:


Pin It on Pinterest