Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Sep 13, 2021

Tres claves para crear empresas ‘antifrágiles’

empresas antifrágiles

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Sep 13, 2021

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.

Desde hace varios años, un concepto se ha incorporado al mundo empresarial como uno de los más relevantes: “antifragilidad”. 

Podría pensarse que ser “antifrágil” se trata de no romperse, pero el término va más allá. Ser antifrágil tiene que ver con que las cosas posean una cualidad que les ayude a sacar beneficio del caos. 

El término fue acuñado por Nicholas Nassim Taleb hace varios años, un filósofo libanés nacionalizado estadounidense, que asegura que esta cualidad ha estado detrás de la evolución, cultura, revoluciones, sistemas políticos, innovación tecnológica, los sistemas legales, la evolución de las ciudades e incluso detrás de la evolución de las especies. 

De esta manera, esta cualidad resulta ser la mejor arma en contra de la incertidumbre, la cual ha demostrado en estos últimos tiempos que es una de las únicas constantes. 

“La antifragilidad va más allá de la resiliencia o la robustez. El resiliente resiste choques y permanece igual; el antifrágil mejora”. 

Si aprendemos cómo funciona la antifragilidad, es posible construir una guía para tomar decisiones bajo la incertidumbre que funciona el mundo. Si nada lo podemos predecir, es momento de hacer una guía ante lo impredecible. 

Taleb explica sus teorías en su libro “Antifragilidad: las cosas que se benefician del desorden”, en el cual el filósofo sostiene que desde su concepción, las cosas deberían hacerse antifrágiles, para que de esta manera puedan ser inmunes a los errores y a las predicciones, porque el mundo es demasiado complejo para tener que predecirlo para funcionar en él.

 

“Un barril de dinamita a punto de explotar” 

 

El filósofo trabajó como analista y dirigió su propia empresa de inversiones. Así que entre sus fortalezas siempre estuvo estudiar números. Así que Taleb, entre más estudiaba las estadísticas, más se convencía que el sistema financiero era un “barril de dinamita a punto de explotar”. Es decir, algo que en cualquier momento se podía venir abajo sin la menor forma de predecirlo. 

A Taleb, por sus teorías en su libro “The black Swan” (El cisne negro), se le reconoce por haber predicho la crisis económica de 2008 e incluso se le ha llamado como el filósofo del siglo XXI, pero él ni siquiera se considera un filósofo. Incluso asegura que no le gustan las etiquetas y que quienes las usan, son un fraude. 

En realidad, las enseñanzas de Taleb pueden aplicarse a la vida misma, y en los negocios también han generado mucha aceptación.

Presentamos tres claves para crear empresas ‘antifrágiles’, que no solo resistan los embates del cambio, sino que se hagan más fuertes con estos. 

 

Permitirse equivocarse una y otra vez 

 

Tanto en la cultura empresarial de México como en América Latina el error no es muy bien visto, sin embargo, este es uno de los elementos para evolucionar y para lograr prepararse para la incertidumbre. 

Eso sí, es importante que cada error aporte fortaleza a la organización y al temple del emprendedor. Se trata no solo de soportar los golpes sino de beneficiarse de ellos y del cambio. 

Aplica ese dicho que sostiene que “lo que no te mata te hace más fuerte” y que “si la vida te da limones, haz limonada”. 

“Las empresas antifrágiles suelen documentar los errores, sus antecedentes, manifestación, efecto, causas y probabilidad. Discuten el “caso de error” hasta el último detalle, de modo que se hunda en la memoria de la empresa, permitiendo que errores futuros similares sean reconocidos de antemano.”, sostiene una publicación de la asociación global Family Firm Institute. 

Permitir que los errores sean analizados y puestos bajo la lupa exige que la cultura de la organización sea abierta, flexible, y esté orientada a la retroalimentación. Esto va a permitir la construcción de empresas ‘antifrágiles’ que sean capaces de aprender y fortalecerse de las equivocaciones. 

 

No poner los huevos en una sola canasta 

 

Una de las enseñanzas de Taleb es: Minimiza la posibilidad de que una sola inversión te arruine por completo”. 

Es decir, invierte en varias opciones para que si una falla, tengas el resto que te respalde. Esto se puede traducir con ayuda del dicho popular de “no pongas todos los huevos en una sola canasta”, el cual se refiere precisamente a no invertir todo tu dinero en una sola opción. 

Al hablar de negocios, esto es recomendable hacerlo en todas las áreas. 

No te confíes a esperar a que un cliente te acepte una cotización, sino busca la oportunidad de trabajar con distintos clientes. No te cases con una empresa de paquetería para enviar tus productos, permítete probar con varias para que cuando tu favorita falle, tengas las demás opciones ya validadas. 

Ser una empresa ‘antifrágil’ se trata de construir negocios lo suficientemente diversificados para que puedan resistir y fortalecerse ante una crisis. 

Para explicar esta cualidad de las empresas antifrágiles, Ravi Mehta, ex chief product officer de Tinder, Facebook, TripAdvisor y Xbox en su blog, pone el caso de Disney. 

Ahí explica la manera en la que esta compañía ha centrado su fortaleza en crear franquicias de entretenimiento y ha reforzado esa fortaleza al extender esas franquicias a negocios que se refuerzan mutuamente. En la pandemia, por ejemplo, los parques temáticos de Disney sufrieron, pero se fortaleció su plataforma Disney+- 

 

Genera nuevas ideas de negocio y pruébalas al menor costo

 

Tiene que ver con lo que hizo Disney: busca varias vertientes de negocio que puedas explotar dentro de tu organización, esto evitará tu exposición al riesgo. 

“El cazador no aumenta sus probabilidades de supervivencia matando al elefante más grande, sino evitando serpientes, leones y bayas venenosas”, sostiene el consultor de negocios Tom Morkes, en un texto sobre negocios y antifragilidad. 

Y ya que tengas la idea hecha producto o servicio, pruébala invirtiendo lo menos que puedas y hazlo lo antes posible ya que entre más rápido lo hagas, más rápido te darás cuenta de si lo que acabas de construir sirve o no.

Si quieres conocer más acerca antifragilidad, da clic aquí. 

¡Regístrate y recibe contenido exclusivo para hacer crecer tu organización!