Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Feb 21, 2022

Innovación y liderazgo: 3 claves para tomar decisiones que un buen líder en innovación debe tomar en cuenta

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Feb 21, 2022

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.

Si antes de la pandemia la innovación era un ingrediente necesario para que las empresas pudieran durar a largo plazo, hoy se ha vuelto un elemento esencial para que estas puedan enfrentar la incertidumbre.

Pero para que esta pueda desarrollarse y perdurar, es necesario que las iniciativas innovadoras vengan directamente de los líderes organizaciones. Por ello, innovación y liderazgo hoy deben ir de la mano.

Sin embargo, las empresas no suelen darle la importancia necesaria a la innovación. De acuerdo con un estudio realizado durante la emergencia sanitaria por la consultora Mckinsey en el que se encuestó a varios líderes, las compañías dejaron de priorizar la innovación para concentrarse en reforzar su negocio principal, buscar espacios de oportunidad en entornos que ya conocían, conservar su efectivo y minimizar el riesgo.

Estos negocios coincidieron en estar esperando a que hubiera más claridad para continuar innovando.

En contraste, esta consultora sostiene que es prioritario que las compañías continúen dedicando esfuerzos a las iniciativas de innovación, debido a que, con base en estudios anteriores, las empresas que invirtieron en innovación fueron las que lograron un crecimiento y rendimiento superior después de la crisis. Una prueba más de la importancia de que la innovación y el liderazgo trabajen en conjunto.

«Las organizaciones que mantuvieron su enfoque de innovación durante la crisis financiera de 2009, por ejemplo, emergieron más fuertes, superando el promedio del mercado en más del 30 por ciento y continuando generando un crecimiento acelerado durante los siguientes tres a cinco años», sostiene la consultora en su estudio.

Por todo esto, enlistamos tres claves para que la innovación y el liderazgo puedan trabajar de manera correcta al interior de una organización.

 

Aceptar que puede salir mal

 

Los planes y estrategias de innovación, al estar creando algo que antes nadie había realizado, tienen muchas probabilidades de salir mal. Esto también debido a que no se tienen todas las variables conocidas o bien analizadas debido a la novedad.

Esto lleva a la premisa de la metodología Lean Startup, la cual sostiene que si uno se va a equivocar, que sea barato y rápido.

Para poder lograrlo, es importante crear con base en las necesidades del cliente, y hacerlo al menos costo para que si algo sale mal, se pueda pivotar –transformar la hipótesis inicial si es que esta no funciona– y volver a empezar.

Este término es usado en el emprendimiento también a partir de la introducción de esta metodología, la cual parte de utilizar el método científico a la hora de emprender. Se trata de elaborar una hipótesis de lo que puede suceder, para después probarla y validarla y en el caso de que no salga bien, desecharla y volver a empezar, crear nuevas hipótesis y probarlas de nuevo.

Partir de la posibilidad de que la propuesta de innovación puede fallar permite estar preparado para el fracaso y para tomar decisiones en consecuencia.

 

Innovación y liderazgo: estar preparado para todo

 

Adentrarse en los terrenos de la innovación implica que los emprendedores y empresarios estén preparados para cualquier cosa que pueda ocurrir. Tanto para que el desarrollo de la innovación salga bien –y pueda traducirse, por ejemplo, en un producto de gran éxito en poco tiempo– como para que salga mal y se tenga que volver a empezar el proceso.

Para ello es importante analizar los escenarios pasados ya que, con base en ellos, sea posible enfrentar el futuro. Se trata de innovar y al mismo tiempo estar preparado para lo que pueda venir. Esto puede lograrse a través de la planeación de escenarios futuros. Esta consiste en que los emprendedores se enfoquen no solo en lo que están desarrollando en el momento, sino en el largo plazo.

La previsión en los negocios consiste en una estrategia que permite pensar en los retos a futuro y que ayuda a tomar decisiones que integren un conjunto de expectativas que pueden suceder.

Si en la estrategia de la empresa se considera la innovación pero también el futuro, será posible anticiparse ante las situaciones y de esta manera, se podrá evaluar su impacto potencial antes de que suceda. De esta manera, si un emprendedor tiene considerado el futuro en su estrategia de negocio, le será más fácil tomar decisiones a favor de la innovación, debido a que no tendrá contemplado un plan B si la innovación en la que trabaja sale mal.

 

Estar preparado para actuar sin tener el panorama completo

 

En el terreno de la innovación, nada está decidido sino que es el propio emprendedor o empresario el que va escribiendo la historia.

De esta manera, es muy probable que este no tenga toda la información completa sobre la situación sobre la que hay que decidir. Incluso puede ser un mercado que no esté lo suficientemente explorado, así que la data no estará ni siquiera disponible.

Aún así, es necesario dar el paso y arriesgarse a decidir sin tener el panorama completo. Esto no quiere decir que haya que tomar decisiones precipitadas. Al contrario. Para lograrlo, es importante primero reducir la subjetividad y luego de eso, considerar ya la toma decisiones en un panorama incompleto.

Una forma de reducir la subjetividad es el replanteamiento y la reformulación de situaciones, ya que está demostrado que esto reduce la actividad del cerebro vinculada con la emoción, según explica el estudio de Udemy, The 5 principles for change agility. Si se hace de esta manera, los sesgos cognitivos se reducirán y serás capaz de ver las cosas desde un cariz más objetivo.

¿Y luego de eso? Viene la necesidad de decidir sin conocer el panorama completo de las cosas.

Este mismo estudio de Udemy explica que para tolerar la ambigüedad de no tener toda la información completa a la hora de elegir, es muy útil echar mano de un marco en la toma de decisiones.

Y da algunas claves como: plantear hipótesis con la información existente y buscar soluciones con lo que se sabe hasta ahora; tomar una decisión ambiciosa aunque de tajo no se logre el objetivo y utilizar la información que se tiene para realizar predicciones realistas.