Hablemos sobre la metodología del siglo XXI que está revolucionando el mundo del emprendimiento.

Design Thinking o Diseño Centrado en Personas es una metodología que ha incrementado su popularidad no solo entre diseñadores sino también en el mundo de los negocios.

En esta nota queremos explicarte de qué trata y cómo usarla a beneficio de tu empresa.

‏”Pensar como diseñador puede transformar la manera en que se desarrollan productos, servicios, procesos e incluso estrategias”
‏-Tim Brown-

‏Se origina en la Universidad de Stanford en California en donde se comenzó a desarrollar la teoría a partir de los años 70’s. Después, la consultoría IDEO liderada por Tim Brown (diseñador industrial), la utilizó y nombró, adoptándola como su principal metodología para ayudar a organizaciones a innovar.

‏El Design Thinking es un concepto que desarrolla innovaciones centrándose en las necesidades de las personas, integrando lo tecnológicamente factible en conjunto con estrategias viables de negocios.

‏Para iniciar, debes recordar que los problemas no son tuyos, son los de otras personas así que por eso es necesario empatizar.

¿De qué manera?
‏Observa, involúcrate y entrevista al usuario.

‏Definir o interpretar es el siguiente paso, encontrando una problemática real desarrollando un concepto que te ayude a resolver necesidades y problemas reales.

‏Una vez definido el problema puedes idear la solución, una lluvia de ideas es una gran opción, aunque existen varias herramientas mucho más creativas que puedes experimentar en nuestro primer curso online (gratuito).

‏No te olvides de experimentar, plasmando las ideas en un concepto tangible, esto permite replantear y optimizar características claves de tu idea.

Fuente: www.folc.mx

 

Pin It on Pinterest