“Que se repite o se ha repetido muchas veces”. “Que denota una acción que se repite”. Estas son definiciones del diccionario de Google para la palabra “iterativo”. Iterar es repetir varias veces un proceso con el objetivo de llegar a un objetivo deseado.

Iterar es un concepto que se ha vuelto clave para definir una metolodología empresarial. Y que, desde hace algunos años, se ha incorporado al mundo de los negocios.

Esta consiste en, precisamente, repetir una y otra vez un proceso, tomando en cuenta los resultados previos, con el objetivo de mejorarlo hasta llegar a donde se desea.

Su principal utilización en los negocios viene desde que Erick Ries la usó en “Lean Startup”, el libro de negocios que, desde hace unos años, se convertiría en una referencia para emprender.

En el caso de Ries, él aseguraba que su método era una nueva forma de mirar el desarrollo de productos innovadores, enfocado en la rápida iteración y la percepción del cliente.

“Cada iteración de una startup es un intento de acelerar su motor para ver si avanza. Una vez que está funcionando, el proceso se repite, mejorando cada vez más sus engranajes”, explica Ries en “Lean Startup”.

Sin embargo, no es la única utilización de este término en los negocios. 

“Ya sea que le llames agilidad, utilizar una metodología “lean”, Six Sigma –una estrategia de mejora de procesos que busca reducir o eliminar los fallos– o echar mano del design thinking, todo vuelve a un proceso que es iterativo por naturaleza”, y hoy, sostiene en un artículo de Forbes Judd Borakove, managing partner de Red Monkey Consulting, los marcos iterativos se utilizan con frecuencia y son actualmente la principal forma en la que las empresas ven el éxito y el crecimiento.

Iterar, un éxito

Es decir, que empezar de nuevo una y otra vez se ha convertido en una metodología exitosa.

Pero, ¿por qué es importante que las empresas incorporen a la iteración en su estrategia de negocios?

Entre otras cosas, porque hacerlo es un camino a la innovación.

“La única forma de innovar de manera exitosa es estar preparado para iterar como loco”, sostiene Scott D. Anthony, autor y socio principal de la consultora de estrategia de crecimiento Innosight en un texto para la Harvard Business Review.

Es decir, que para que la innovación llegue es necesario que exista una constante corrección en el camino.

Antony asegura que la iteración y la innovación son “amigos, no enemigos”.

En este sentido, el especialista pone varios ejemplos sobre cómo puede existir innovación a través de la iteración.

Tres meses antes del lanzamiento público del Iphone, Steve Jobs envió de nuevo al equipo de diseño a la mesa de dibujo debido a fallas en su diseño. Amazon tiene una“iteración enfocada” que imprime en la búsqueda de perfeccionar su modelo de negocio y expandirse a nuevos mercados.

Ambos son ejemplos de Silicon Valley, un ecosistema en el que la iteración corre por sus venas.

“Se ha dicho que lo que ha hecho que Silicon Valley sea tan exitoso no es la innovación sino la naturaleza iterativa de cómo funciona”, asegura Judd Borakove en el artículo para Forbes. Y en este sentido, asegura que iterar significa “tomar ideas, evolucionar y probarlas constantemente para desarrollar un producto o servicio hasta que funcione”.

Pero para implementarlo en las empresas, asegura el especialista, es necesario que la cultura organizacional sea una que favorezca el aprendizaje. Es decir, una en la que exista buena comunicación que permita que a todos niveles los empleados se comuniquen y puedan compartir ideas, asumir riesgos y obtener una retroalimentación constante y adecuada.

Pin It on Pinterest