Qué es reskilling

Las habilidades laborales que tenemos se hacen obsoletas cada vez más rápido en la medida en la que avanza la tecnología. Por ello, hoy más que nunca, necesitamos voltear a ver al reskilling como aquello que va a prepararnos para el trabajo del futuro.

El reskilling es el aprendizaje constante de nuevas habilidades, el cual se ha vuelto esencial para enfrentar el mundo laboral del futuro sin que este nos deje atrás.

Ya no es suficiente solo estudiar una carrera profesional. Entre más avanza la tecnología, lo que estudiamos se vuelve inservible o desactualizado con mayor rapidez.

Y el entorno laboral es una muestra de ello: la brecha de habilidades que existe entre lo que los empleadores necesitan y lo que los empleados saben es cada vez mayor.

De acuerdo a un estudio de la reclutadora Hays, México ha empeorado su puntuación total de 2017 a la fecha. Lo que significa que la brecha de talento ha crecido.

Esto quiere decir que los empleadores no encuentran talento calificado para cubrir posiciones especializadas en industrias de alta especialización. Ente estas, energía, telecomunicaciones, tecnologías de la información, aeroespacial entre otras, explica un boletín sobre el informe.

El reskilling, un ganar-ganar

Que los trabajadores no tengan las habilidades necesarias para enfrentar el mundo laboral actual –y el del futuro– afecta a ambos lados. Tanto a los propios trabajadores como a las empresas mismas.

En este sentido, un estudio del Foro Económico Mundial pone énfasis en el papel crítico que el reskilling tiene hoy para enfrentar el escenario laboral del futuro. Este es necesario para evitar un “escenario perder-perder” frente a la revolución tecnológica.

“Es crítico que las empresas desempeñen un rol activo al apoyar a sus fuerzas de trabajo existentes a través del reskilling y upskilling, que las personas tomen un acercamiento proactivo a su propio aprendizaje permanente y que los gobiernos creen un entorno propicio y creativo para ayudar en estos esfuerzos”, sostiene este informe, titulado “El futuro del trabajo 2018”.

En general, esta es la recomendación de varios estudios sobre el tema. Por su parte, la consultora Hays en su informe anual de igual manera aconseja a gobiernos y empresas de que se aseguren que su fuerza laboral está preparada para la automatización. Esto a través de capacitaciones y la mejora continua de habilidades que son menos vulnerables a la automatización, como el pensamiento creativo y el crítico.

Y de hecho, estas habilidades, a las que se le han llamado “suaves”, son cada vez más valoradas a nivel global. Si la tecnología avanza, el ser humano tiene que especializarse en lo que las máquinas aún no logran emularnos.

Reskill yourself

Una gran responsabilidad de la capacitación de los empleados frente a las nuevas tecnologías la tienen las empresas. Sin embargo, en manos de los trabajadores está también el prepararse para el mundo laboral del mañana.

A pesar de las advertencias, lo que hacen las compañías no es suficiente porque la brecha de talento sigue creciendo.

Es necesario que los trabajadores tomen las riendas de su propio futuro.

Y de alguna manera, ya lo están haciendo. Un estudio realizado por LinkedIn hace unos años en varios países reveló datos muy prometedores: 50% ya invertía en capacitación por su cuenta, con su propio dinero y en su tiempo libre, desarrollando sus capacidades en programas como Eureka, que les permiten adquirir las habilidades necesarias para implementar la innovación en sus negocios o empezar uno desde cero en tan solo 36 horas, o en otros como el ThinkCamp, con el que, incluso, pueden crear su propia empresa tecnológica en un tiempo récord (95 días).

Los empleados estaban preocupados tanto por sus propias competencias como por lo poco que estaban haciendo las empresas con respecto a sus habilidades. Pero al menos la mitad estaba haciendo ya algo al respecto.

Tener las riendas de la propia vida laboral brinda hoy la seguridad laboral que antes brindaba el permanecer en una empresa toda la vida.

Según un estudio de Manpowergroup, sobre la generación más joven, la seguridad laboral no tiene que ver con permanecer toda la vida en una organización, sino más bien con estar actualizado frente a los retos y cambios que el propio mundo laboral impone.

“Más que un solo trabajo para toda la vida, los millennials entienden la necesidad del desarrollo continuo de habilidades para mantenerse ‘empleables’”, sostiene este estudio.

El 93% quiere aprender toda la vida y está dispuesto a gastar su propio tiempo y dinero en su propia capacitación y cuatro de cinco aseguran que aprender nuevas habilidades está entre las prioridades a la hora de escoger un trabajo.

Y tú, ¿estás dispuesto a no quedarte atrás? Conoce nuestros programas para crear innovación y para desarrollar nuevas habilidades.

Si quieres unirte a nuestra comunidad de emprendedores y recibir información relevante sobre este y otros temas, solo tienes que registrarte:


Pin It on Pinterest