iLab

Consultora en innovación que transforma ideas en soluciones con impacto positivo.
Feb 11, 2021

Resolución de problemas complejos: Qué es y por qué empresas y trabajadores deben abrirle la puerta

iLab

Consultora en innovación que transforma ideas en soluciones con impacto positivo.
Feb 11, 2021

Ante el desarrollo de disciplinas como la inteligencia artificial, son necesarias habilidades que solo los humanos sean capaces de realizar.

 

La contaminación medioambiental, la renovación de la imagen de una empresa, el lanzamiento de un producto, entrar en nuevos mercados, el calentamiento global. Todos son problemas complejos y las empresas están buscando a aquellos que sean capaces de solucionarlos. 

La resolución de problemas complejos se ha convertido en una de las habilidades más buscadas hoy en día. El Foro Económico Mundial la coloca en el número uno de su lista de las competencias necesarias para enfrentar el trabajo del futuro. La Organización Mundial del Trabajo la cataloga como una de las tres competencias clave para que los trabajadores triunfen en el mundo laboral. 

El avance de la tecnología y los vertiginosos cambios a los que se enfrenta el mundo han hecho que las organizaciones necesiten a colaboradores aptos para sacarlas del problema. En este sentido, eso que nos hace humanos hoy cobra más importancia frente avances como la inteligencia artificial. 

“Cuando la resolución de problemas debe abarcar múltiples industrias o cuando los problemas no están completamente definidos, los humanos pueden trabajar hacia atrás para encontrar una solución”, señala un texto del Foro Económico Mundial. 

La resolución de problemas complejos es tan importante, que según previsiones de este Foro 36% de los trabajos de todas las industrias hoy requieren que sus trabajadores tengan desarrollada esta habilidad como una de sus principales. 

 

¿Qué es la resolución de problemas complejos? 

“La resolución de problemas complejos es una colección de procesos psicológicos autorregulados necesarios en entornos dinámicos para lograr metas que no pueden ser definidas por acciones rutinarias y en la que se necesitan combinaciones creativas de conocimientos y un amplio conjunto de estrategias”, según explica un estudio publicado en Frontiers Psychology y titulado “Complex Problem Solving: What It Is and What It Is Not”. 

 

En palabras más sencillas, la resolución de problemas complejos son todos los procesos cognitivos, conocimientos y habilidades que necesita una persona para ser capaz de resolver un problema en específico. 

Otra definición, esta de la consultoría Kepner Tregoe, sostiene que la resolución de problemas complejos es el proceso de observar lo que está sucediendo en el entorno, diagnosticar el estado actual de las cosas, los factores y fuerzas que influyen y tomar decisiones sobre qué medida tomar para resolver el fenómeno. 

Podría parecer sorprendente porque esta capacidad debería formar parte de nuestras vidas y, por consiguiente, del set de habilidades de todos los seres humanos. Sin embargo, la realidad es que las empresas tienen problemas para encontrar a trabajadores que sean capaces de hacerle frente a las complejidades que plantea el mercado y en general el entorno mundial hoy. 

 

¿Para qué le sirve a las empresas la resolución de problemas complejos? 

La resolución de problemas complejos es esencial para las empresas por distintas razones, según explica este mismo texto de Kepner Tregoe. 

Primero, sirve para arreglar cosas que están rotas, ya sea actividades, interacciones y procesos que no funcionan o que funcionan como se desea que funcionen. 

La segunda es para abordar el riesgo, es decir, para anticiparse a amenazas que pudieran suceder en el futuro, ya sea que un producto tenga la posibilidad de resultar obsoleto o un competidor pueda ganar mercado con un nuevo servicio. 

Esta habilidad también permite aprovechar oportunidades. Es decir, permite innovar, crear cosas nuevas y cambiar el entorno. “La resolución de problemas nos permite identificar y explotar oportunidades en el entorno y ejercer (cierto nivel de) control sobre el futuro”, sostiene este texto. 

 

¿Para qué le sirve a los trabajadores la resolución de problemas complejos? 

La brecha de habilidades es cada vez más grande. Las empresas buscan talento que no encuentran en los trabajadores que forman parte del mundo laboral. Esto que provoca que aquellos colaboradores que sí cuentan con lo que los empleadores buscan se vuelvan un “garbanzo de a libra”. 

De acuerdo con cifras de la consultora Hays, más de 90% de las compañías tiene problemas encontrando profesionales que se adecuen a sus necesidades. 

Tan grande es esta brecha de talento, que aquellos que sean capaces de desarrollar esta habilidad -la cual se encuentra al lado de otras como aprender a aprender, tener pensamiento crítico y ser creativo- seguramente encontrarán un lugar dentro de la organización que desean. 

Y no solo eso, sino que serán remunerados de mejor manera debido a la escasez de talento, según explica Hays en el mismo documento. 

La resolución de problemas complejos es una habilidad que las empresas deben tomar en cuenta a la hora de contratar y de capacitar a su personal. Esta les ayudará a generar nuevas ideas, a innovar y con ello, a poder enfrentar de una mejor manera los vertiginosos cambios del mercado. 

Por su parte, a los trabajadores, les va a permitir convertirse en un elemento aún más valioso para las empresas. Lo que a su vez les retribuirá en mayores beneficios y remuneraciones. 

Si quieres unirte a nuestra comunidad de emprendedores y recibir información relevante sobre este y otros temas, solo tienes que registrarte:


iLab

Consultora en innovación que transforma ideas en soluciones con impacto positivo.