La incertidumbre es una constante, por ello, construir una empresa antifrágil, es decir, que resista las adversidades y se haga más fuerte, debe ser la meta.