La inversión en tecnología será más productiva si se hace a partir de una reflexión centrada en el problema que enfrenta el usuario y se busca una consecuencia en el proceso.