Desarrollar un producto implica estarlo evaluando constantemente y para hacerlo, hay que hacer caso a las señales que apuntan que este necesita un cambio