Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Jun 14, 2022

¿Cómo afecta el cambio climático al cultivo de algodón?

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Jun 14, 2022

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.

Por Ester Xicota*

La industria de  la moda tiene un fuerte impacto en el cambio climático, pero el impacto también en el sentido contrario. El cambio climático tiene efectos importantes para la industria de la moda. Y una de las materias primas más afectadas por el cambio climático es el algodón.

Desde los jeans hasta los pantalones de lino, las zapatillas de deporte y las camisetas, el algodón se teje en muchísimos de los productos del mercado.  El algodón representa alrededor del 24% de la producción mundial de fibras.

La disponibilidad de agua y los desafíos ambientales relacionados están afectando a los cultivos de algodón. Las últimas cifras del Comité Consultivo Internacional del Algodón (ICAC, por sus siglas en inglés) muestran que el consumo y la demanda de algodón son fuertes, pero la sostenibilidad impone desafíos en ambas.

Esta es la primera vez que vemos al ICAC indicar de manera transparente cómo el crecimiento económico del sector algodonero se ve afectado por los problemas ambientales, y esta es seguramente una tendencia que seguiremos viendo hacia adelante, con enormes implicaciones para las marcas de indumentaria y sus compras. 

 

El uso del algodón en la industria de la moda

 

El uso del algodón data de alrededor de 3500 aC en India y 3000 aC en Perú. Las plantas de algodón, parientes del okra y el hibisco, se cultivan en todos los continentes excepto en la Antártida. En conjunto, se producen alrededor de 22 millones de toneladas de materia prima para textiles suaves, transpirables y absorbentes y otros productos cada año.

Aproximadamente 100 países cultivan algodón, pero la mayor parte de la cosecha mundial de algodón se cultiva en China, India, Estados Unidos y Pakistán, según el Centro de Comercio Internacional (ITC). Otros productores importantes incluyen Uzbekistán, Brasil, Australia y países del oeste y centro de África. Estados Unidos, sin embargo, es el principal exportador de algodón del mundo. El Consejo Nacional del Algodón estima que la cosecha de los EE. UU. da como resultado una actividad económica de más de $ 100 mil millones.

Pero nuestra afinidad por el algodón enfrenta grandes retos en nuestros tiempos. Se espera que las temperaturas crecientes, la sequía, la falta de agua dulce y los patrones de lluvia impredecibles alteren la capacidad de las plantas de algodón para crecer y producir.

Para el año 2100, dados los modelos de calentamiento climático más conservadores, los rendimientos podrían disminuir en los EEUU entre un 30 y un 46%. Como resultado, los productores de algodón de todo el mundo están trabajando para hacerse una idea de lo que significa el cambio climático para sus cultivos y lo que pueden estar haciendo ahora para minimizar los problemas futuros.

 

Resultados inciertos

Rendimiento algodón en cambio climático

Estimación del rendimiento algodón en contexto de cambio climático

 

Cuando pensamos en cambio climático, lo primero que pensamos a menudo es un cambio en la temperatura, y esto para el algodón, el cambio de temperatura es una bolsa mixta.

En regiones más frías, las temperaturas más altas podrían beneficiar los rendimientos del algodón al proporcionar una temporada de crecimiento más larga. Pero donde las temperaturas ya alcanzan los límites superiores de lo que el algodón puede soportar, la producción de algodón podría sufrir. A pesar de que el algodón puede crecer en climas cálidos, su capacidad para sobrevivir al aumento de las temperaturas depende de la disponibilidad de agua y los patrones climáticos extremos.

A temperaturas más altas, el agua se vuelve crucial. Se estima que el 73% del algodón hoy se cultiva con riego total o parcial.

 

Potenciales impactos

 

Un ejemplo de los efectos devastadores que la insuficiencia de agua puede tener en el algodón es la sequía de 2011 en Texas, que resultó en el abandono del 55% de los campos de algodón y una pérdida financiera de aproximadamente $ 2.2 millones. De hecho, un informe publicado por el Centro de Comercio Internacional menciona «la disponibilidad reducida de agua para el riego, en particular en Xinjiang (China), Pakistán, Australia y el oeste de los Estados Unidos» como un impacto notable del cambio climático en el algodón.

En el otro extremo del espectro, el algodón también es susceptible a los daños provocados por las inundaciones y las fuertes lluvias inesperadas. En suelos saturados de agua, el agua reemplaza al aire en el suelo y las raíces de las plantas no pueden absorber los nutrientes y el oxígeno del suelo. Esto ralentiza el crecimiento y el desarrollo de las plantas de algodón.

Los niveles más altos de dióxido de carbono en la atmósfera también afectan la producción de algodón. El CO2 aumenta el crecimiento del algodón, que en algunos entornos podría ser beneficioso. Pero un mayor crecimiento requerirá más agua y nutrientes. No solo eso, sino que el CO2 también aumenta el crecimiento de malezas y se predice que reducirá la efectividad de los herbicidas para controlar la competencia.

Los insectos y las enfermedades plantean amenazas adicionales ya que las temperaturas más altas crean condiciones en las que ambas florecen. Los insectos se pueden adaptar al aumento de las temperaturas más fácilmente que las plantas, y su metabolismo puede aumentar, lo que acelera las tasas de reproducción.

Adicionalmente, a medida que las temperaturas se calientan, es menos probable que los insectos entren en un período invernal de desarrollo. Y mayores concentraciones de CO2 probablemente aumentarán la severidad de las enfermedades de las plantas, mientras que “ los métodos de control químico también pueden ser menos efectivos debido a la posibilidad de una descomposición más rápida de los químicos bajo temperaturas más altas», según el informe del Centro de Comercio Internacional.

 

Estrategias y soluciones para adaptarnos a lo inevitable

 

Los científicos y los agricultores están desarrollando una variedad de estrategias y soluciones para reducir los efectos negativos del cambio climático en el crecimiento y la producción del algodón.

Algunas de las soluciones que se están explorando son:

  • El cultivo de algodón orgánico que requiere de menos insumos y contribuye a limitar la necesidad de agua y pesticidas
  • La cría de algodón para la tolerancia al calor y la resistencia a la sequía, las plagas, las malezas y las enfermedades es una parte esencial de una solución. «Ante el cambio climático global, se ha vuelto cada vez más crítico desarrollar variedades de algodón que sean tolerantes a la combinación de calor y estrés por sequía», dijo Michael Gore, profesor asociado de fitomejoramiento y genética en la Universidad de Cornell.
  • La cría de algodón para sistemas de raíces más extensas para aumentar la absorción de agua durante las sequías.
  • Utilizar los genes del algodón silvestre y perenne para mejorar la capacidad del algodón cultivado para hacer frente al cambio climático. Investigadores de la organización francesa de investigación agrícola CIRAD mencionan que las variedades silvestres de algodón se adaptan más fácilmente que el algodón cultivado a cambios ambientales impredecibles, como temperaturas extremas y fluctuaciones de agua .
  • La tecnología transgénica tiene promesas para aumentar la capacidad del algodón para tolerar el calor o la sequía en el momento oportuno, cuando ocurre el estrés.
  • Las prácticas de manejo como la labranza mínima y los cultivos de cobertura pueden ayudar a mitigar los efectos del cambio climático porque estos métodos permiten a los agricultores reducir la pérdida de agua, especialmente en los campos no irrigados.
  • Las prácticas de siembra directa aumentaron el rendimiento del algodón, en promedio, en un 9 por ciento. Aunque la percepción es que los métodos de labranza cero requieren más herbicidas, hay estudios que muestran que que los herbicidas podrían reducirse u omitirse por completo.
  • La teledetección mediante el uso de sistemas de aeronaves no tripuladas para vigilar el algodón en busca de sequía y estrés por calor.
  • La agrosilvicultura podría ayudar con la regulación de la disponibilidad de agua a partir de patrones de lluvia impredecibles.

Pero incluso con prácticas innovadoras de mejoramiento y manejo sostenible, el futuro del rendimiento del algodón bajo el cambio climático sigue siendo incierto.

 

Acciones de la industria de la moda

 

La industria textil, sin embargo, ha asumido el desafío de reducir nuestra necesidad de fibra de algodón en bruto. Por ejemplo, Levi Strauss & Co. se ha asociado con Evrnu para crear el primer par de jeans hechos con camisetas de algodón reciclado. AEON ROW adquiere telas de la mezcla de algodón y poliéster «revivified yarn», en palabras del fundador Griffin Vanze, mientras que Tonlé utiliza los descartes de telas de las fábricas para confeccionar prendas y accesorios hechos a mano.

A menudo, una solución pasada por alto es la reparación de ropa y otros textiles antes de desecharlos. Tanto Eileen Fisher como Patagonia brindan instrucciones en sus sitios web para la reparación de productos blandos dañados además de consejos sobre el reciclaje de textiles.

Cuando pensamos en el cambio climático, el algodón, generalmente, no es lo primero que se nos viene a la mente. Pero dado el rol prominente de esta fibra en el mercado global, sus muchas propiedades y la importancia social del cultivo, requiere que prestemos atención a las soluciones para mitigar y adaptarnos a un cambio climático que por ahora no tenemos herramientas para eliminar.

A través de la cría innovadora, las prácticas de gestión sostenible y la tecnología de reciclaje, agricultores, científicos y líderes de la industria están trabajando para garantizar que el algodón tenga la oportunidad de desempeñar un papel tan importante en nuestro futuro como lo ha sido en el pasado.

Puedes revisar la nota original aquí.

Ester es colaboradora de iLab y cuenta con más de 15 años de experiencia ayudando a organizaciones a desarrollar una ventaja competitiva basada en la sostenibilidad.  Ha tenido como clientes a empresas, centros de investigación, ONGs y organizaciones empresariales en más de 7 países y ha sido cofundadora de la Asociación de Moda Sostenible del Perú. Actualmente coordina un hub de profesionales y organizaciones que acompañan de manera integral a las empresas de la industria textil y de la moda en su proceso de transformación a la sostenibilidad