Robots desinfectantes, geolocalización, drones, apps, inteligencia artificial. La pandemia del coronavirus ha permitido hacer gala de toda la tecnología disponible que existe en el mundo. Avances tecnológicos puestos a la disposición de su combate.

Así, sorprende de esta pandemia, entre otras cosas, la manera en la que se está viviendo gracias a la tecnología.

“Ningún otro brote en la historia ha podido ser rastreado e investigado con tanto nivel de detalle y casi en tiempo real. Y, aunque disponer de tanta información está impulsando la sensación de alarma y ansiedad, también permite que las investigaciones para entender y desarrollar una vacuna el virus (SARS-CoV-2) estén avanzando más rápido que nunca”, sostiene la periodista Marta del Amo en un texto al respecto en el periódico El Español.

China y Corea del Sur son los principales países en los que la tecnología ha sido una herramienta para atacar este virus. El cual, hasta la fecha, ha infectado a casi 170 mil y ha provocado la muerte de 6 mil 513 personas a nivel mundial.

Asia y su despliegue tecnológico por el coronavirus

En China, desde el inicio del brote, los robots desinfectantes, drones para recordarle a los ciudadanos que es obligatorio llevar mascarilla, coches termómetro que patrullan las calles y apps para informar sobre infectados cercanos hicieron aparición.

El gobierno chino echó mano del código QR para organizar a los pobladores de acuerdo con su exposición al virus y para ello, se alió con los gigantes del comercio Alibaba y Tencent, los cuales a través de su plataforma, le permitieron a los ciudadanos acceder a un código QR –ya sea verde, amarillo o rojo– del cual dependía su movilidad y el número de días en cuarentena que tendrían que pasar.

Siguiendo con el uso de la tecnología, las autoridades chinas también han echado mano del big data. Han utilizado la información de traslados, llamadas e incluso compra de medicamentos para detectar posibles contagios. Todo no sin recibir ciertas críticas sobre la privacidad de los datos de las personas.

En Corea del Sur también la tecnología ha sido una herramienta para enfrentar el virus. No sin críticas sobre la importancia de mantener privacidad de los datos de las personas, al igual que ocurrió en China.

El gobierno coreano decidió publicar movimientos de personas diagnosticadas con el virus. Y para conocer sus trayectorias indagaron a través de rastreo de teléfonos GPS, registros de tarjetas de crédito, videos de vigilancia y entrevistas con los pacientes. Este sistema tiene el objetivo de informar a través de mensajes de texto, si se han cruzado con portadores, según reporta el Washington Post.

En ese país, también hay apps descargables que ayudan a este mismo fin: ofrecer información de casos diagnosticados y alertar a la población si han cruzado con alguno de los casos.

Si bien este tipo de métodos pueden parecer una excelente manera de combatir al virus, los dilemas éticos sobre la privacidad de los datos de las personas persisten. Esto porque hubo casos en los que algunos ciudadanos han podido ser identificados aun sin que el nombre fuera publicado. Por ello, fueron ampliamente criticados e incluso alguno necesitó apoyo psicológico.

¡No toques a nadie!

Evitar el contacto humano es una de las medidas, sino es que la más importante, para que el coronavirus no se propague de una manera más rápida. En este sentido, la tecnología ha venido también a echar una mano. En China, Neolix, una empresa que se dedica a fabricar vehículos no tripulados, tuvo un repunte en sus órdenes. Alibaba Group y otras compañías, a partir del brote, han encargado más de 200 vehículos.

“En medio de la ansiedad por el virus que ha afectado a las empresas y las cadenas de suministro, el impulso de China hacia el transporte autónomo y el futuro de la entrega está recibiendo un impulso inesperado”, señala Bloomberg en un texto al respecto.

Las camionetas de esta empresa se encargan de entregar pedidos y de reducir el contacto físico entre personas.

Para evitar el contacto, también en los últimos meses han trabajado drones desinfectantes. Estos no solo pueden desinfectar ciertas áreas, sino que también pueden ser usados para recordarle a las personas que tienen que usar mascarilla. Y que no se podían reunir en grupo. De esta manera, el dron volaba, se acercaba a la persona y un oficial le decía a través de un micrófono a alguien que no podía estar reunido o que se pusiera la mascarilla.

La búsqueda de una vacuna para el coronavirus

De acuerdo con estimaciones de la Harvard Medical School, alrededor del mundo hay 24 investigaciones que buscan encontrar una vacuna ante el virus SARS-CoV-2. En Estados Unidos, hay al menos nueve, según reporta Marketwatch.

Los distintos laboratorios trabajan, a su vez, con distintos enfoques científicos. De esta manera se encuentran en la búsqueda de una inyección que pueda hacernos generar anticuerpos para no caer enfermos ante el SARS-CoV-2.

Al hablar de la búsqueda por la vacuna, uno de los aspectos tecnológicos más remarcables ha sido la rapidez a la hora de secuenciar el genoma del virus.

Mientras que para secuenciar el primer genoma humano en 2000 se necesitaron más de 10 años, hoy el tiempo se ha reducido. La tecnología permitió que este estuviera disponible en enero. Con ello,  los científicos del mundo pudieron empezar en la búsqueda de una vacuna, según cuenta Marta del Amo en un texto para El Español.

Tener al coronovirus secuenciado rápidamente ha permitido a los científicos trabajar con una “copia artificial” con la cual puede experimentar. Ademas, no solo hay una secuencia, sino que ya se han podido secuenciar virus de los cinco continentes. Esto ha aportado mayor información sobre las cepas y cómo se gestó este nuevo tipo de coronavirus.

Para encontrar una vacuna se encuentra también trabajando Summit, la súpercomputadora más inteligente y poderosa del mundo construida por IBM. Esta se ha puesto a realizar simulaciones con una velocidad “sin precedentes” para estudiar más de 8 mil compuestos que pudieran ser útiles para la vacuna. Hasta el momento se han encontrado 77.

Esto no significa que se haya encontrado una cura para el coronavirus. Sin embargo, estos hallazgos computacionales podrán ayudar ayudar a futuros estudios en los que se puedan estudiar más a fondo dichos compuestos.

Pin It on Pinterest