Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Nov 4, 2022

Innovation by Design: Hacer del diseño de soluciones estratégicas una ventaja competitiva

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.
Nov 4, 2022

Mariana F. Maldonado

Periodista especializada en innovación.

Todo negocio exitoso que ha existido en la faz de la Tierra partió de una idea, la cual fue adquiriendo orden, creciendo y finalmente se materializó en un servicio o producto que gustó lo suficiente en el mercado como para venderse una y otra vez.

Por ello, es muy importante el proceso de ideación, tanto el de un emprendimiento en potencia como el del diseño de alguna solución dentro de alguna organización. Es necesario que este proceso lleve a la persona a una idea innovadora y creativa que tenga una propuesta de valor viable, factible y deseable para el mercado, lo cual es fundamental porque de esta manera, la empresa va a diferenciarse de sus competidores y comunicar a sus clientes por qué es mejor que su competencia.

Pero, ¿cómo crear esta idea innovadora capaz de materializarse en un producto o servicio? Todo parte de un principio: volverse un solucionador de problemas. De igual manera, esto es válido no solo para quien quiere fundar una empresa, sino para asegurar la permanencia de una organización a través del tiempo, ya que las personas deben aprender a enfrentar todos los retos que la operación exige, no solo en el día a día sino a largo plazo.

De esta manera, las empresas para mantenerse en el tiempo de manera exitosa, necesitan ser creadas a partir de un problema existente en la sociedad. Es de aquí que nace la innovación por diseño (Innovation by Design). 

En iLab conocemos la importancia de crear ideas innovadoras que puedan desembocar en un producto o servicio viable y escalable a través del tiempo, por eso durante nuestras capacitaciones, utilizamos una metodología que hemos denominado Innovation by Design, la cual le permite a las personas convertirse en solucionadores de problemas capaces de dar soluciones sistémicas a problemas complejos entendiendo el contexto, conectando disciplinas y proponiendo soluciones de manera creativa. 

Cuando una persona se vuelve un solucionador de problemas capaz de hacer todo esto, le da una ventaja competitiva a la empresa porque tiene una posición privilegiada frente a la competencia en la que es posible satisfacer las necesidades del mercado de una manera efectiva.

 

Definir bien el problema 

 

Para generar una idea innovadora que pueda desembocar en un negocio viable, es necesario evaluar distintos problemas, escoger uno y mirarlo desde distintas perspectivas, ya sea desde la cultural, intelectual o ambiental, por ejemplo, y de ahí generar una hipótesis.

En el camino tendrás que investigar mucho sobre este problema. Deberás tener claro los actores, procesos, tecnología e investigación académica que se ha realizado a su alrededor.

Si quieres cambiar los problemas que hoy existen, es necesario cambiar la mentalidad que los originó y pensar diferente a la hora de plantear ideas y proponer sus soluciones.

Generar posibles escenarios 

El siguiente paso es generar una serie de posibles escenarios en los que se pueda replantear el problema y se puedan elaborar algunas hipótesis para buscarle solución. Nosotros recomendamos que elabores al menos tres hipótesis de cómo resolver este problema y que trates a estas soluciones por igual, no te cases con ninguna.

Lo que necesitas es probar la validez de tus hipótesis, y esto se logra a través de la elaboración de experimentos que puedan demostrar que la o las hipótesis son válidas o de lo contrario, que te permitan entender por qué no lo son. 

 

Convertir los problemas en soluciones 

 

En este camino, es importante entender que los problemas están relacionados con distintos procesos que se entrelazan entre sí. 

De esta manera, es importante que a la hora de diseñar una solución, esta contemple los patrones, estructuras institucionales y valores que tuvieron lugar en su creación. Es decir, es necesario poner las cosas en perspectiva. 

Para ello, nuestro método contempla la realización de varias preguntas que ayudan a identificar todas las variables del problema que permiten construir una solución sistémica, entre estas se encuentran: 

  • ¿Quién se ve afectado por el problema que estás tratando de resolver?
  • ¿Quién se beneficia si se resuelve el problema?
  • ¿Cuáles son las consecuencias del problema?
  • ¿Quién tiene autoridad sobre la solución del problema?
  • ¿Dónde está ocurriendo el problema?
  • ¿Por qué se está produciendo el problema (quién o qué lo está causando)?

Recordar que todo está interconectado es clave para poder plantear una solución que no solo trate uno de los síntomas del problema, sino que englobe todos los sistemas que lo conforman. 

Las soluciones que desarrolles deben ser una combinación entre tecnología y servicios. A la hora de hablar de innovación se suele pensar en nuevas tecnologías, pero innovar también comprende hacer las cosas de una manera distinta, que pueda satisfacer las necesidades del mercado. Con ayuda de la tecnología, es posible agilizar procesos o mejorar la toma de decisiones de las personas.

 

Utilizar herramientas para lograrlo 

 

Durante el proceso de Innovation by Design, la utilización de herramientas como Job to be done o Requisitos de Solución son indispensables. Estas herramientas son ejercicios de reflexión que deberás plasmar en una plantilla específica, la cual te permitirá tener más en claro todo aquello que necesitas para innovar por diseño. 

Por ejemplo, Job to be done te ayudará a entender a profundidad las necesidades de tu usuario o cliente, ya que te ayuda a realizar un análisis de lo que este desea conseguir en su vida personal, laboral y social, lo que te hará entender de manera más clara la razón por la que comprarán tu producto. 

En el caso de Requisitos de Solución, es una herramienta que te ayudará a determinar los requisitos que deberá cumplir un producto de acuerdo con las necesidades de tus usuarios, todo esto a partir de un análisis previo de tus compradores potenciales. 

Innovation by Design es una de las 32 metodologías que forman parte de nuestro Modelo iLab, el cual es una metodología única en su tipo, la cual fue creada como resultado del Programa Regional de Aceleración del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Durante nuestras capacitaciones, enseñamos a utilizar todas estas herramientas para que las personas aprendan a redefinir cómo abordan los problemas, para que sean capaces de identificar oportunidades para la acción y con ello sean capaces de desarrollar soluciones innovadoras para sus negocios.

Desde 2014, iLab ha ayudado a fundar y crecer 30,892 negocios y ha apoyado a 103,180 empresarios y emprendedores a solucionar los problemas que aquejan al mundo. Conoce más sobre nuestra metodología y sobre nosotros dando clic en los enlaces.