ilab

Jun 14, 2022

¿Tienes una idea? Desarróllala hasta tener la patente, en iLab te enseñamos a hacerlo

ilab

Jun 14, 2022

ilab

De todas las personas que tienen ideas para mejorar el mundo, muy pocas se proponen desarrollarlas y de esas, una minoría trata de realizar el registro intelectual. Y de estas, son todavía menos las que lo logran. Este fenómeno se resume en que somos un país con una cultura muy incipiente del desarrollo tecnológico.

Con esto en mente, nació iLab en 2014, con el objetivo de cambiar la vida de cientos de personas a través del conocimiento y hemos buscado, siempre, desencadenar un efecto ‘bisagra’ en el que las personas se conviertan en agentes de cambio y creadores de economía con sentido social a través del desarrollo tecnológico. 

En los programas de iLab aprenderás a identificar problemas globales, a diseñar soluciones, a concretarlas con la tecnología, a realizar un prototipo funcional y finalmente a conseguir la propiedad intelectual de tus inventos.

así que si tienes ideas, desarróllalas en iLab hasta obtener la patente.

 

Razones para patentar tus inventos

Cuando transformas una idea en un invento, es muy importante que este recurso intangible se registre ante la autoridad corresppondiente. Esto debido a que los recursos intangibles son una fuente muy importante –algunos especialistas aseguran que incluso superior que los tangibles– de ventaja competitiva para una empresa cuando se constituye.

Es decir, que todo aquello que se ha creado, como marcas, eslóganes, modelos de utilidad, patentes, o procesos internos tiene un valor que va más allá de lo que se pueda contabilizar.

Por ello, es necesario asegurarse de que nadie pueda hacer un mal uso de ello y esto se logra a través del registro de tus inventos ante la autoridad correspondiente.

Te decimos algunas razones por las que no lo debes dejar pasar:

Derechos exclusivos: las patentes otorgan los derechos exclusivos que normalmente te permiten utilizar y explotar la invención durante veinte años a partir de la fecha de presentación de la solicitud de patente.

Fuerte posición en el mercado: a través de estos derechos exclusivos, puedes evitar que otras personas utilicen comercialmente tu invención patentada, reduciendo así la competencia y estableciéndote en el mercado como el jugador principal.

Mayores rendimientos de las inversiones: al invertir una cantidad considerable de dinero y tiempo en el desarrollo de tus productos innovadores, tu startup podría, bajo el paraguas de estos derechos exclusivos, comercializar la invención, lo que te permitirá obtener mayores rendimientos de tu inversión.

Oportunidad de obtener la licencia o vender el invento: si eliges no explotar la patente tú mismo, puedes venderla u otorgar la licencia de los derechos a otra empresa para comercializarla, lo que será una fuente de ingresos para tu startup.

 

Conoce la metodología con la que podrás aterrizar tus ideas, crear una startup y patentar tu invento y sobre el programa Thinkcamp, el cual lo puede hacer realidad.